Energías renovables no son prioridad del gobierno

0

El bloqueo de inversión para las energías renovables, entre las principales preocupaciones del sector empresarial

Con el argumento de proteger la energía que se genera en México, ante el desplome del sector por la emergencia sanitaria derivada del Covid-19, el Gobierno federal publicó un acuerdo que amenaza la producción de energías limpias y renovables.

A través de la Secretaría de Energía (Sener), cuya titular es Rocío Nahle, se dio a conocer el acuerdo de Política de Confiabilidad seguridad, continuidad y calidad en el Sistema Eléctrico Nacional; el cual entró en vigor después de ser publicado en el Diario Oficial de la Federación (DOF) el 15 de mayo.

De inmediato, organismos empresariales como el Consejo Coordinador Empresarial (CCE), la American Chamber (AmCham) México y el Consejo Ejecutivo de Empresas Globales (CEEG) reaccionaron; señalaron el carácter ilegal de la medida, la incertidumbre que esto representa para las inversiones y el impacto que tendrá en el medio ambiente.

De acuerdo con el académico Samuel Antonio Rosas Meléndez, profesor asociado del departamento de Tecnologías Sostenibles en el Tec de Monterrey “el acuerdo genera incertidumbre debido a que refuta la legislación existente y detiene el funcionamiento de plantas que estaban a punto de arrancar. Además pone en peligro cerca de 30 mil millones de dólares en inversión”.

¿México produce energías limpias?

En ese sentido, la Reforma Energética establecida también por la Sener, había logrado hasta ahora, la puesta en marcha de diversas plantas de energías renovables y proyectos por parte del Centro Nacional de Control de Energía (Cenace).

Se buscaba triplicar la generación de electricidad con fuentes más amigables para el medio ambiente, así como continuar con bajos costos y acelerar la transición hacia una matriz energética más diversificada.

“El objetivo gradual de que, para 2021, 30% de la energía que México produzca sea limpia; para 2024, 35%; y para 2050, 50% es, sin duda era viable”, se lee en un documento de la compañía de asesoría Deloitte.

No obstante, “las reglas del juego cambiaron de la noche a la mañana; es consistente preguntarnos si esto es o no es legal”, dice Samuel Antonio Rosas. Asimismo, la decisión del gobierno también está en tela de juicio por las implicaciones que representa para el medio ambiente.

Es necesario cuestionarse sobre la manera en que la Comisión Federal de Electricidad (CFE) produce sus energías. A decir del especialista, dicha empresa tiene una forma mucho más cara de producir y esto impactará en los precios. También, lanza más emisiones de efecto invernadero, lo cual representa una violación a los tratados que se tienen a nivel internacional como el Acuerdo de París firmado en 2016.

“El problema está en que CFE no realiza la producción  ni más barata, ni más limpia. Esto pone en tela  de juicio la decisión del gobierno”, comentó en académico.

Incertidumbre para inversiones

Por otra parte, cambiar las reglas a modo posiciona a México a nivel internacional, de un modo negativo; ciertas embajadas de la Unión Europea y Canadá han intentado, sin éxito un acercamiento con la Sener.

Además, integrantes del sector empresarial coinciden en que la medida no será bien vista una vez que entre el vigor el T-MEC, acuerdo comercial entre México, Estados Unidos y Canadá.

Finalmente, para Samuel Rosas “lo que debe hacer el sector empresarial es irse por la vía legal y empezar a presentar amparos, ya sea en la corte mexicana o en la internacional, tratando de salvar importantes inversiones de dinero”.