Apps de envío de comida, una solución para restaurantes

0

De acuerdo con Konfío, las ventas de apps de envío de comidan presentan un aumento del 17 por ciento

Uno de los sectores más golpeados por la pandemia del Covid-19 es el de los restaurantes, pues de acuerdo con la Cámara Nacional de la Industria Restaurantera (Canirac), las pérdidas del sector pueden alcanzar hasta 50 mil millones de pesos después de dos meses de contingencia.

Asimismo, el organismo estimó que alrededor de 30 mil de estos negocios cerraron permanentemente debido a la crisis. Por su parte, la plataforma de crédito y préstamo Konfío, pronosticó en su estudio “Impacto del coronavirus en el sector restaurantero”, un decrecimiento de la industria en un 60% tras un análisis de la mediana de caída en ventas mes vs. mes.

Aunado a lo anterior, DiDi Food señaló que el 87% de los negocios en su plataforma son Pequeñas y medianas empresas (Pymes) y Uber Eats también aseguró que muchos restaurantes en la aplicación también son Pymes.

En ese sentido, una reinvención en el modelo de negocios de los restaurantes así como de sus canales es clave para la supervivencia de éstos. Una opción que se ha presentado como ayuda a los pequeños locales es el envío de comidas a domicilio a través de apps.

Según Konfío, a nivel global las ventas de apps de entrega de comidan presentan un aumento del 17% de manera anual. Además, Statista señaló que en 2018 se registraron mil 043 millones de dólares y la predicción es que en 2023 se llegue a 2 mil 459 millones de dólares.

Apps no son la única salida

Si bien las apps han sido de ayuda para que los restaurantes sigan en operación, no son la única alternativa para mantener el negocio a flote.

De acuerdo con el estudio de Konfío, los bonos gastronómicos fungen como una alternativa de los negocios para generar liquidez temporal. Este tipo de iniciativa consiste en un pago único que puede ir de 500 a mil pesos el cual el usuario podrá cobrar cuando pase la contingencia. El efectivo sirve a los restuarantes, cafés y bares para que puedan sobrevivir.

Otra opción son los dark kitchens, un concepto considerado como una tendencia antes de la pandemia, en el cual los restaurantes eliminan mesas y sillas para enfocarse únicamente en la elaboración y envío de comida a domicilio a través de plataformas delivery. De esta forma, los locales podrían reducir costos inmobiliarios y según la compañía de software de punto de venta, Tiller Systems, son el futuro del sector.

¿Cómo garantizar seguridad?

Ante este panorama, las principales plataformas de envío de comida a domicilio en conjunto con asociaciones e instituciones gubernamentales crearon una Guía para una Entrega a Domicilio Segura para Todos.

En ella, se definen las recomendaciones a seguir en los diferentes momentos del proceso; desde la realización del pedido en el restaurante hasta la elaboración de los alimentos y su envío. Ésto forma parte de las acciones para apoyar el funcionamiento de los negocios y comercios para mantener a flote al sector.

Las empresas y organismos que participaron en su elaboración son: Beat, Cornershop, DiDi Food, Pronto, Rappi, SinDelantal y Uber Eats; con la colaboración de Cámaras y Asociaciones como: la Asociación de Internet MX (AIMX); Asociación Mexicana de la Industria de Tecnologías de Información (AMITI); Asociación Mexicana de Venta Online (AMVO); la Asociación Nacional de Farmacias de México (ANAFARMEX); la Cámara Nacional de la Industria Electrónica, de Telecomunicaciones y Tecnologías de la Información (CANIETI); Asociación Nacional de Tiendas de Autoservicio y Departamentales (ANTAD); Asociación Nacional de Distribuidores de Medicinas (ANADIM); la Cámara Nacional de la Industria de Restaurantes y Alimentos Condimentados (CANIRAC); y la Asociación Latinoamericana de Internet (ALAI).

Además contaron con el apoyo del Gobierno Federal, a través de la Secretaría de Salud, Secretaría de Economía; el Consejo Nacional para el Fomento a la Inversión, el Empleo y el Crecimiento Económico (COFINECE) y la Procuraduría Federal del Consumidor (PROFECO).