5 tendencias de inversión de riesgo después del Covid-19

0

El mundo inversor se conduce con cautela, pero con ojos bien abiertos considera Luis Miguel Almanza Rueda, director del Parque Tecnológico Orión del Tec de Monterrey 

Luis Miguel Almanza Rueda
Director del Parque Tecnológico Orión del Tec de Monterrey
en colaboración EGADE Business School

No todo el panorama económico actual es sombrío. La pandemia ha tenido un impacto favorable en ciertos sectores que se están convirtiendo en polos de atracción de inversión, como resultado de los cambios en los hábitos de consumo y las cadenas de suministros, las nuevas necesidades derivadas del fenómeno y lo que se espera para la nueva normalidad.

Si bien, veníamos de un 2019 histórico en inversión de riesgo en Latinoamérica (por número de transacciones y volumen total de las mismas), en el primer cuarto del año ha disminuido, principalmente afectando las rondas semilla. Este descenso se atribuye a la cautela de los inversionistas ante la incertidumbre.

La gran mayoría de los fondos están privilegiando fortalecer su portafolio y ayudar a sus compañías a sortear esta etapa, en lugar de buscar nuevas inversiones. Incluso factores como las restricciones de viajes, pausa de los eventos e interrupción de ciertas industrias ha complicado la búsqueda de oportunidades de inversión.

Sin embargo, debido a la propia naturaleza del inversionista de riesgo, se espera que esta etapa cautelosa sea corta. Quienes invierten en innovación y tecnología están siempre buscando cómo encontrar una posición temprana en las oportunidades del futuro. Si por un lado, vemos sectores a la baja como retail, entretenimiento, viajes o bienes raíces, ¿qué tendencias de inversión están emergiendo en estos tiempos?

1.-Healthtech

La tendencia de inversión en las startups que combinan salud y tecnología se ha acelerado y ya representa uno de los sectores más atractivos para invertir. Las inversiones están fluyendo hacia compañías que trabajan para salvar vidas: desde dispositivos médicos, vacunas, pruebas contra distintas enfermedades y herramientas digitales, sin pasar por alto el alza en soluciones de telemedicina. En este sector también se encuentra la creciente demanda de soluciones de salud mental, wellness y fitness, las cuales aumentaron su popularidad durante los días de confinamiento.

2.-Compras y entrega a domicilio

Debido a los efectos de la contingencia sanitaria, las startups asociadas al comercio electrónico han tenido un gran auge en los últimos meses. Más allá de los grandes jugadores, el mercado abre oportunidad a nuevas propuestas en las compras en línea, que van desde víveres, medicamentos, ropa y entretenimiento, hasta herramientas y artículos de consumo diario. La necesidad de tener las mercancías en la puerta de casa arrastra favorablemente a las compañías de entrega a domicilio y envío de última milla.

3.-Fintech

La fiebre por las fintech, previa al Covid-19, no va a parar. Por el contrario, la pandemia está generando una nueva ola de adopción de tecnología e inclusión financiera, creando un círculo virtuoso para las startups de tecnofinanzas. Sistemas de compras, pagos, ahorros, préstamos, entre otros, siguen ganado tracción y abriéndose camino en el sistema financiero tradicional.

4.-EdTech

La revolución en el sector educativo se veía venir desde hace años. La forma de consumir, producir y acreditar conocimiento venía evolucionando gradualmente, pero de repente y en cuestión de meses, todos nos encontramos educándonos en línea. Esto definitivamente está sacudiendo el paradigma del sistema educativo y creando espacios para startups en este ámbito, incluyendo educación a distancia, credencialización y soluciones de AR/VR.

5.-Ciberseguridad

La digitalización no está exenta de retos y amenazas. Conforme el mundo se mueve al terreno digital, se hace más patente la urgencia de mecanismos que aseguren que la información viaje, se almacene, se transforme, se consuma, se interprete y maneje de manera segura y confiable; preservando privacidad, integridad y precisión. Esta tendencia seguirá avanzando a medida que se incrementen los dispositivos conectados de la mano del Internet de las cosas.

Mención especial requieren otros sectores que empiezan a despuntar, como las startups de Inteligencia Artificial para reconocimiento e identidad o el fenómeno Zoom; que empuja a otras startups a crear soluciones verticales y horizontales para sumarse al éxito de la popular herramienta de videoconferencias.

La inversión de riesgo es un juego a largo plazo, y en estos tiempos el rol de los emprendedores es crítico para salir adelante. Algunos modelos de negocios se van a redefinir y se crearán otros nuevos. Los productos y servicios deben ser reimaginados, de acuerdo con las nuevas preferencias de los consumidores.

Los inversionistas de riesgo siempre buscan adelantarse al futuro. Aunque esta etapa nos está poniendo a prueba en muchos sentidos, el mundo inversor se conduce con cautela, pero con ojos bien abiertos a las oportunidades que darán forma a la nueva normalidad.

►TE PUEDE INTERESAR►TECNOLOGÍA COGNITIVA, HERRAMIENTA DE APOYO EMPRESARIAL