T-MEC, palanca de recuperación ante crisis

0

La industria automotriz tendrá nuevas restricciones con el T-MEC, sin embargo, está en condiciones de adaptarse, dijo Guillermo Rosales

La entrada en vigor del Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC) conlleva cambios en la forma de hacer negocios entre las tres naciones; en este sentido, el sector automotriz no es la excepción y deberá cumplir con diversas normas para efectuar lo acordado en este nuevo pacto comercial.

En entrevista con Mundo Ejecutivo, Guillermo Rosales Zárate, director general adjunto de la Asociación Mexicana de Distribuidores Automotores (AMDA), comentó que si bien es cierto que el T-MEC nació de la intención del presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, de modernizar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) y fortalecer la manufactura de su país, “al final hará que tengamos un mejor desarrollo en los próximos lustros de la vinculación comercial en Norteamérica”.

Asimismo, detalló que, aunque la entrada en vigor de este tratado se da en medio de un contexto como el de la pandemia de Covid-19, brinda certidumbre, pues coloca a México como socio relevante de Estados Unidos y Canadá y abre la oportunidad de seguir atrayendo inversiones.

“El T-MEC es una palanca para la recuperación de la crisis y una oportunidad para poder crecer”.

Industria automotriz en el T-MEC

El directivo subrayó que uno de los principales puntos que se encuentran en el T-MEC respecto a la industria automotriz es el de las reglas de origen. El nuevo tratado comercial contempla que el 75% de la producción de un automóvil debe realizarse en alguno de los tres países suscritos al acuerdo, mientras en el TLCAN sólo se exigía un 62.5%, lo que, según Rosales Zárate, limita la oportunidad de aprovechar otros mercados.

Sin embargo, destacó que también es un “área de oportunidad para incrementar inversiones, captar estas inversiones en nuevas plantas o destinarlas a su ampliación. Sobre todo, en lo referente a la producción de autopartes”.

Finalmente, mencionó que si bien el T-MEC es más restrictivo que el TLCAN, la industria automotriz está en condiciones de adaptarse a este cambio. Sin embargo, “lo que si estaría haciendo falta es que a nivel de conducción política y económica exista un acompañamiento en todo lo relacionado con gobernabilidad: reforzar la seguridad, ampliar la infraestructura en comunicaciones, facilidades aduaneras, inversión en tecnología y el asegurar el suministro de energía, electricidad y gas, para poder incrementar la producción”.

►TE PUEDE INTERESAR►CCE Y CÁMARAS DE COMERCIO DE EU Y CANADÁ SE UNEN POR T-MEC