Ver ediciones digitales
Compartir

Economía y Negocios

El doble valle de la muerte del sector financiero

Por: Colaborador 04 Ago 2020

El sector financiero global se prepara para vivir una de las crisis más importantes en su historia, que en algunos aspectos puede ser peor que […]


El doble valle de la muerte del sector financiero
PUBLICIDAD

El sector financiero global se prepara para vivir una de las crisis más importantes en su historia, que en algunos aspectos puede ser peor que la crisis financiera del 2008

Armando Nuricumbo
Miembro del Consejo Editorial de Mundo Ejecutivo y socio director de la firma de consultoría Nuricumbo + Partners
www.nuricumbo.com

“Un banco es un lugar donde le prestan un paraguas cuando hace buen tiempo y lo solicitan nuevamente cuando comienza a llover.” – Robert Frost

Las empresas del sector financiero enfrentarán un “doble valle de la muerte” en los próximos meses: por un lado, observarán un fuerte incremento en cartera vencida originada por el impacto económico de la pandemia sobre sus clientes, mientras que por otro, sufrirán una disminución significativa en sus ingresos a causa de menores tasas de interés (Bancos Centrales han entrado en un proceso importante de disminución de tasas a nivel global) y también como resultado de la crisis económica que llevará a la quiebra a muchas empresas.

Este doble efecto va a presionar fuertemente los resultados financieros de bancos en todos los países y, en algunos casos extremos, podría llevar a quiebras de instituciones muy importantes, sobre todo de aquellas que no puedan ajustar rápidamente su base de costos.

Impacto en el sector bancario

Según S&P, las pérdidas en bancos globales podrían alcanzar un billón (un trillón) de dólares de aquí al 2021. De esta cantidad, 400 mil millones de dólares provendrían de instituciones chinas, mientras que 360 mil millones de dólares vendrían de bancos en América del Norte y Europa Occidental. El impacto de la pandemia en el sector bancario ya empieza a hacerse visible en los reportes del segundo trimestre de 2020: Wells Fargo reportó una pérdida neta de 2 mil 380 millones.

Bank of America publicó una ganancia que fue aproximadamente la mitad de lo que ganó hace un año y advirtió que estaba preparando reservas para hacer frente a pérdidas crediticias sustanciales. BBVA México reportó una baja en sus utilidades de 28.9% derivado de incremento en reservas por 7 mil 632 millones de pesos así como una menor transaccionalidad en el uso de tarjetas de crédito. HSBC, uno de los bancos más globales y diversificados del mundo, reportó una caída de 65% en sus resultados.

De acuerdo con la Encuesta de Seguimiento de los Efectos del Covid-19 en el Bienestar de los Hogares Mexicanos, que realiza el Instituto de Investigaciones para el Desarrollo con Equidad de la Universidad Iberoamericana (IBERO), 17.7% de los mexicanos ha optado por no pagar sus créditos, especialmente de tarjetas de crédito, ante la situación económica ocasionada por el coronavirus.

Salud y finanzas, fuertemente relacionadas

La clave para sortear esta crisis será tener alguna buena noticia en cuanto al tratamiento médico de la enfermedad, de manera que las personas puedan retomar actividades con mayor confianza y seguridad. Sin este factor, será muy difícil que el nivel de actividad económica pueda recuperarse, no importa qué tan bajas puedan estar las tasas de interés.

Una gran diferencia en relación a la crisis del 2008 es que ahora los bancos son parte de la solución y no del problema. En el caso de México, la crisis encuentra un sector financiero fuerte, moderno, y bien capitalizado. Sin embargo, el tamaño de la caída económica en México y a nivel global no tiene precedente. Es una crisis que podría pasar de crisis sanitaria a crisis económica, y después a crisis financiera, más rápido de lo que nos imaginamos, y que podría generar riesgos sistémicos de formas que aún son difíciles de predecir.

LEE MÁS CONTENIDO
¿QUÉ TEMA TE INTERESA?