Ver ediciones digitales
Compartir

Economía y Negocios

Banca y sector inmobiliario con retos ligados para 2021

Por: Alberto Martínez Escamilla 24 Ago 2020

La crisis de Covid-19 dejó afectaciones en diversas industrias, por ello 2021 traerá nuevos retos para la banca y el sector inmobiliario  La pandemia de […]


Banca y sector inmobiliario con retos ligados para 2021
PUBLICIDAD

La crisis de Covid-19 dejó afectaciones en diversas industrias, por ello 2021 traerá nuevos retos para la banca y el sector inmobiliario 

La pandemia de Covid-19 provocó grandes afectaciones dentro de las diferentes actividades que ayudan a impulsar la economía del país, en este sentido, la banca tiene como uno de sus principales funciones ser la encargada de reactivar la economía a través de préstamos y otras acciones, sin embargo, al igual que el sector inmobiliario, también cuenta con sus propios retos.

Al respecto, Víctor Manuel Requejo, fundador y presidente del Consejo de Administración de Banco Inmobiliario Mexicano (BIM), comentó:

“El mayor reto de la banca e instituciones financieras para cerrar el 2020 es que conserven la estabilidad financiera al cierre del ejercicio, sin mayores alteraciones en su estructura, buscando que el año próximo el servicio no decaiga. Algo fundamental es que el índice de morosidad de la cartera no exceda en promedio de todo el sistema financiero al cierre del año más allá del doble del que era al cierre de mayo, que era del 2.2 por ciento”.

Dentro de las afectaciones que se viven este 2020 se encuentran la perdida  de entre 2 y 2 millones 500 mil empleos de la economía formal; y, aunque no hay cifras duras, las estimaciones más bajas indican que se perdieron entre 4 y 6 millones de empleos informales.

No obstante, el empleo comenzó a recuperarse desde junio y aunque va a marchas lentas, se calcula cerrar el 2020 con un logro del 50% de personal en ambas economías (formal e informal) que habrán vuelto a la actividad.

Trabajar por recuperación

En este sentido, el principal reto que las instituciones financieras deben afrontar durante el primer semestre del 2021 será recuperar la posición que tenía el sistema al cierre de 2019, lo que implica crecimiento, sanar los activos de las instituciones y operarlas aprovechando lo aprendido en la forma y sistema de trabajo durante la emergencia sanitaria. Por su parte, el sector inmobiliario tiene la ventaja de la gran demanda de vivienda que existe a la fecha.

“El sistema financiero e inmobiliario no perderán estabilidad, quizá algunas instituciones resulten más afectadas que otras y habrá quien tenga menos fortaleza para soportar el incremento de la cartera vencida, el deterioro de otros activos y la disminución de los ingresos a consecuencia de la baja de la actividad económica, pero el sistema como tal seguirá estable, fuerte y con recursos para emprender el crecimiento desde el primer semestre del 2021, buscando recuperarse de las posibles pérdidas habidas en este ejercicio 2020”.

►TE PUEDE INTERESAR►BIM ALCANZA 5 MIL MDP EN CAPTACIÓN