Consumo de acero de América Latina cae 5% en 2019

0

El menor consumo de acero refleja una contracción económica y proyecta un 2020 desafiante para la industria en la región

El desempeño del consumo de acero en América Latina durante 2019 registró una disminución del 5%, es decir, el total fue de 64 millones de toneladas.

Este resultado traerá un año de desafíos para la economía de la región y agravará el proceso de desindustrialización que puede impactar la estabilidad de 260 mil empleos directos en el sector.

El menor consumo de acero refleja una contracción económica en los países latinoamericanos, particularmente México, Argentina y Brasil, que explican el 87% de la reducción.

Entre las principales razones de esta situación se encuentra la desaceleración económica, menores precios de los commodities, disputas comerciales de Estados Unidos, reducción del comercio mundial,  y su efecto sobre la inversión.

Al comparar la tendencia de consumo con años anteriores, observamos una caída gradual desde 2014, momento en el cual alcanzó su nivel más alto. Esta caída representa un retroceso con relación a lo proyectado inicialmente de casi 5 millones de toneladas.

“Un resultado de este tipo hace más grave la situación reflejada en estudios. Incluso, estamos en proceso de actualización de este estudio para toda América Latina” comentó Francisco Leal, director de Alacero.

Crisis en los países emergentes

Germano Mendes de Paula, coordinador de los estudios de Alacero, profesor de economía de la Universidad Federal de Uberlândia (Minas Gerais, Brasil), y especialista en la industria del acero afirmó:

“El desempleo es un efecto del proceso gradual que ha entrado en nuestra región desde mediados de la primera década del siglo, lo que llamamos desindustrialización”.

En ese sentido, la industria representaba el 30% del Producto Interno Bruto (PIB) de América Latina en 2000, pero actualmente solo corresponde al 15 por ciento.

Asimismo, el bajo crecimiento en el consumo de acero son más graves en los países emergentes, ya que todavía necesitan importar más bienes de capital que los países industrializados”.

En 2020 la expectativa inicial en América Latina es un crecimiento del 2.8% en el consumo de acero, que se espera alcance los 66 millones de toneladas. La proyección está influenciada por Brasil, principal economía de la region, que tiene una perspectiva favorable para este año, por las reformas económicas que están implementando.

Finalmente, esta estimación podrá cambiar dependiendo de los efectos económicos que tenga el coronavirus y que ha causado volatilidad financiera y económica; lo que se ha traducido en revisiones a la baja de los pronósticos económicos que se tenían a principios de año.