Reconstruyendo al sector inmobiliario

La atracción de inversión será primordial para seguir la recuperación del sector inmobiliario, consideran especialistas

Los diversos sectores económicos, al igual que la sociedad en general, vivieron un año atípico durante 2020, desde luego nadie esperaba una pandemia que, además de problemas sanitarios, acarreará una crisis financiera que tardará al menos tres años en quedar atrás, pues según datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) el retroceso de 8.5% que se estima sufrió el Producto Interno Bruto (PIB) el año pasado, se recuperará hasta 2023 si las proyecciones se cumplen.

Claro está que prácticamente ningún sector se puede desmarcar de este panorama que, si bien se vislumbraba un tanto adverso, también enmarca una serie de oportunidades para las diferentes industrias, entre ellas la inmobiliaria.

Lo que dejó el 2020

A lo largo de 2020 los números del sector no se mostraron tan alarmantes como en otras áreas, tan sólo durante los primeros cinco meses del año pasado la Cámara Nacional de la Industria de Desarrollo y Promoción de Vivienda (Canadevi) reportó que hubo un crecimiento de 5.2% en los créditos individuales para adquisición de vivienda nueva, de igual manera, la Sociedad Hipotecaria Federal (SHF) reveló que los precios de los costos de los inmuebles se incrementaron en un 6.4%, sin embargo, las transacciones sí decrecieron, un 20 por ciento.

Al respecto, el director general del Banco Inmobiliario México (BIM), Rodrigo Padilla Quiroz comentó que, aunque el cierre implementado para evitar la propagación del COVID-19 provocó incertidumbre, la estabilidad de la demanda de vivienda se presentó como un aliado para mitigar el impacto y ayudó a que al final, el resultado fuera mucho mejor de los escenarios que se habían planteado en los diferentes trimestres del año.

“Esto no nos detuvo, sólo nos desaceleró, pero seguimos en el camino de crecer y consolidarnos”, indicó.

Asimismo, el directivo añadió que, si bien 2020 se presentó como un año de desafíos en ámbitos como el económico y humano, los actores de la industria fueron privilegiados de estar en ella, pues “en algunos otros sectores el impacto de la pandemia se sintió mucho más”.

Por su parte, el director general de la SHF, Jorge Mendoza Sánchez destacó que, ante la política de no  endeudamiento del Gobierno Federal, la Banca de Desarrollo tuvo una buena participación y funcionó como una herramienta contracíclica. Añadió también que, aunque en noviembre las hipotecas bajaron 2.5% también hubo variables como la inversión, actividad industrial y el empleo que mostraron la puesta en marcha de la recuperación económica.

“El escenario es optimista, en primer lugar, porque en los últimos años ha habido poca creación de vivienda, hay menos oferta; segundo, las tasas de referencia que dicta el Banco de México (Banxico) y las tasas de financiamiento de la banca están más bajas, se encuentran cerca del 8%”, añadió.

Un nuevo año que trae grandes retos

Para Luis de la Calle, analista político y económico, lograr la recuperación generalizada de los bienes raíces cuenta con un camino claro y consiste en no sólo depender del crecimiento de la economía de los Estados Unidos, sino en generar dentro del territorio nacional.

“Un ambiente de inversión que se traduzca en un crecimiento potencial sostenido en los próximos años a través de invertir más en fierros, en la infraestructura, en las fábricas, en incrementar la capacidad productiva del país y en llevar el crecimiento, no solamente al centro y norte del país, sino también al sur ”.

De igual manera, Carlos Martínez, director general del Infonavit, y Agustín Rodríguez López, vocal ejecutivo de FOVISSSTE, coincidieron en que durante este año se busca consolidar programas y proyectos que marcarán una época de crecimiento, para lo cual es necesario contar con estabilidad y una industria fortalecida y unida.

Asimismo, el secretario de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano, Román Meyer Falcó destacó que la inversión realizada durante 2020 en materia inmobiliaria superó los 307 millones de pesos, señal de que la actual administración considera fundamental “asegurar que el crecimiento de la vivienda, la colocación de créditos, nuevas líneas de producción al respecto se sigan manteniendo”.

Atender otras necesidades es primordial

Más allá del tema económico y la estabilidad, este 2021 la industria inmobiliaria también deberá lidiar con las nuevas demandas de los usuarios.

Para Mateo Turanzas, director de Innovación y Transformación Digital de Quiero Casa, el satisfacer la demanda de vivienda ya no es el único factor a considerar, pues a raíz de la pandemia las personas adquirieron nuevas necesidades.

Finalmente, para el especialista algunos factores relevantes a considerar son el mejorar los canales de compra en línea, ofrecer inventario con plusvalía e implementar espacios adicionales, este último punto tomó importancia ante el aislamiento que se vivió en 2020, por lo que contar con terrazas y espacios para instalar algún centro de entretenimiento o estudio será decisivo al momento de ofertar y adquirir un inmueble.