5 errores comunes que cometen los emprendedores

0

El camino hacia la creación de una empresa está lleno de peligros por todos lados. Un movimiento en falso: un socio equivocado, un mal contrato y todo podría venirse abajo. Si piensa iniciar un negocio, preste atención a los siguientes errores que cometen los nuevos empresarios de manera común.

Elegir el socio equivocado

A pesar de que suene muy bien iniciar un negocio con su mejor amigo, hay que tomar ciertas consideraciones. Pude que compartan la misma pasión por la idea que persigue su empresa, pero si no sabe como llevar un negocio o es malo administrando su dinero; lo mejor es alejarse.

Por otro lado, asociarse con alguien que tiene la pasión y todas las habilidades requeridas, pero con quien no se lleva bien; lo mejor es alejarse también. La confrontación será perjudicial para el negocio.

Se tiene que buscar a alguien que tenga lo mejor de dos mundos: pasión y personalidad.

Perder de vista el mercado

Si bien es cierto que, mientras más grande sea el mercado, mejores serán las ventas, no siempre es bueno. Si se tratar de complacer a todos, se termina por perder a todos. Si no se puede precisar a quién debe ser vendido el producto, será imposible de vender.

No saber cómo hacer un presupuesto

Quedarse sin dinero durante el lanzamiento de una startup es una señal de que no se llegará muy lejos. El dueño de una empresa exitosa es quien establece los presupuestos desde el primer día. Además, siempre sabe que es necesario tener un colchón financiero, porque las emergencias suceden todo el tiempo, si no se está preparado para eso, se tendrán que cerrar las puertas.

No estar en contacto con los clientes

Si no se reúne la retroalimentación de los clientes, especialmente en las primeras fases de un negocio, no sabrá lo que funciona y lo que no. Si la ventas caen hay que saber por qué, para corregir el rumbo. La retroalimentación de los clientes nos dirá cómo mejorar el negocio.

Dejar que se involucren las emociones

La pasión es un factor importante cuando se persigue una idea, es el motor de una empresa. Aunque, en ocasiones, puede ser contraproducente. Hay que estar abiertos a la posibilidad de abandonar una idea cuando ya no es buena opción y existe una mejor oportunidad de éxito.

Artículo original.