Algoritmo al rescate de las experiencias románticas

0

La creación de una empresa que rastrea clientes por internet le permitió rescatar su negocio original

HUMBERTO NIÑO DE HARO

La capacidad que debe tener un empresario para hacer ajustes sobre la marcha, pero sobretodo de ejecutarlos en el momento indicado, puede ser la diferencia entre colgar el letrero de “Cerrado por quiebra” o reinventarse para permanecer en el mercado, más aún cuando éste ha sido creado desde cero debido a lo novedoso de un servicio.

Enrique Papilio, fundador de Volo Papilio, una firma que ofrece experiencias románticas para compromisos de matrimonio, reconciliaciones o aniversarios de bodas, tuvo que crear una segunda compañía que le permitiera recomponer el paso en su negocio original cuando sintió que estaba al borde de la quiebra, por un severo problema de comercialización.

Al abrir Volo Papilio, Enrique pensó que contaba con el mejor de los servicios: novedoso y atractivo para el mercado, pues no existía competencia. Pero la ausencia de esta competencia dificultó la demanda del servicio, que terminó por encarecer la operación de la empresa al grado de que casi resultaba más caro conseguir nuevos clientes que la prestación misma del servicio.

“Puse stands en los centros comerciales pero no eran rentables por el número de ventas que se lograban cerrar: no había economías de escala”, recuerda el directivo en entrevista con Empresas y Empresarios. Sin embargo, reconoce que el contacto directo con los clientes le permitía comunicar a detalle en qué consistían sus servicios.

Este mecanismo de comunicación lo reforzó con la nueva empresa, la cual se dedica única y exclusivamente a buscar nuevos clientes de forma eficiente.

Enrique, con experiencia en el sector de la tecnología, diseñó una estrategia y algoritmo para que con el uso de herramientas digitales pudiera hacerse de nuevos clientes. Con su nueva empresa pudo bajar el costo de la conversión de ventas y logró anotar mayores ganancias en su empresa de experiencias románticas.

La dificultad que en un principio tuvo para la adquisición de clientes ahora es una oportunidad de mercado, pues ofrece esta solución a empresas que tienen problemas similares o que desean lograr mayores eficiencias en sus procesos de venta, todo gracias al uso de soluciones digitales enfocadas al marketing.

Con Volo Papilio, Enrique dice que ha logrado mayores márgenes y que ahora está listo para ofrecer volumen en sus servicios, al tiempo que alista renovadas estrategias para diversificar su presencia geográfica, la cual en este momento está concentrada en la ciudad de México, Guadalajara, Monterrey, Acapulco, Cancún y Los Cabos.