¿Cómo financiar un negocio en crecimiento?

0

El capital para arrancar un negocio proviene de los fundadores; sin embargo, en la medida que un emprendimiento avanza puede encontrarse con la necesidad de financiarse

Para producir bienes o brindar servicios, cada empresa necesita de un sistema o función financiera para sustentar el sistema. Las principales funciones financieras son la inversión y el financiamiento, las cuales son complementarias y necesarias en el sustento económico de todo negocio.

Por lo general, el capital para arrancar un negocio proviene de los fundadores; sin embargo, en la medida que un emprendimiento avanza puede encontrarse con la necesidad de financiarse para crecer e invertir en los recursos o herramientas que la proyección necesita para alcanzar sus objetivos. Para entender mejor cuáles son los beneficios, Suspendde, empresa especialista en liquidar y redudir deudas, comparte las principales fuentes de financiamiento para un negocio en crecimiento.

1. Inversores individuales:

También son conocidos como inversores ángeles y son aquellos que apuestan al desarrollo de un negocio, aún en sus etapas más tempranas. Tienen el objetivo de tener un retorno o rápida recuperación de la inversión, a la vez que ésta sea rentable. Por lo general, apoyan negocios en industrias que conocen o que tienen un alto crecimiento.

TE PUEDE INTERESAR: 4 tips para evitar el fracaso de las Pymes

2. Subsidios o aportes no reembolsables

Para ciertas líneas de negocios existen recursos, por lo general de instituciones públicas, que son a fondo perdido, es decir, que no se deben devolver. Por lo mismo suelen ser montos relativamente bajos y exigen un fin específico, como pagar asesoramiento, montar un stand en una feria comercial o comprar cierto equipo. Pueden actuar por industria, región o tipo de negocio.

3. Préstamos personales

Si las oportunidades de crecimiento van más rápido que la formalización o consolidación del negocio, puedes solicitar una línea de crédito a título personal e invertir ese dinero en tu negocio. Los aportes de los mismos emprendedores y/o su entorno, suelen ser el primer motor que da arranque a un emprendimiento hasta que puede mostrar su desempeño en el mercado.

4. Crédito con proveedores

La diferencia entre los momentos de cobranza y de pago puede ser una fuente de financiamiento importante. En general, es necesario negociar acuerdos con los proveedores para formalizar este crédito comercial. Puede instrumentarse de diversas formas, entre ellas, los cheques diferidos o la entrega de mercancía en consignación.

5. Anticipos de clientes

Si con el crecimiento se impulsa el desarrollo de los clientes se puede llegar a un acuerdo para recibir dinero de los propios compradores a cuenta de ventas futuras.

TE PUEDE INTERESAR: 8 puntos básicos para administrar Pymes

6. Créditos bancarios

Los negocios que ya han superado la fase inicial y pueden armar una presentación sólida de su actividad presente y proyección futura, pueden obtener créditos especiales para Pymes. Por lo general, se requiere presentar un plan de negocios con foco en los números y, en algunos casos, mostrar destinos específicos en los que se va a usar el dinero.

Sin embargo, antes de buscar un financiamiento, es necesario realizar una proyección real del negocio, esto para determinar en primer lugar el objetivo de la inversión y plantear distintos escenarios de pago para evitar deudas y darle el destino ideal al capital.

• Escenario real: con la situación financiera actual de la empresa, desglozar en tiempos y cantidades cómo se va a liquidar el financiamiento.

• Escenario ideal: con la situación proyectada una vez que el financiamiento comience a ser rentable, detallar los métodos de pagos.

• Escenario negativo: si la empresa atraviesa una crisis económica, cómo se pagaría el financiamiento para no generar una deuda que pueda llevar a una situación desfavorable o a la quiebra nuestro negocio.