Emprendimiento verde y exitoso

0

¿Cómo generar una idea sustentable y redituable a partir de una pasión? Te presentamos el caso de éxito de una emprendedora mexicana que hizo de su azotea un negocio verde

Lilia Robelo es una carismática mujer que hace 40 años se dedica a la tarea docente, como maestra de niños de primaria. Pero hoy en día, a sólo un año y medio de jubilarse, ella ya planeó y ejecutó lo que será su actividad principal luego de su retiro: convirtió su azotea de 12 metros cuadrados en un huerto urbano que puede dar más de 500 lechugas. ¡Una verdadera emprendedora sustentable!

HW Gourmet es la marca que creó junto a sus hermanas para comercializar sus plantas alimenticias. Una empresa familiar que arrastra historia, ya que tomaron el nombre de su tatarabuelo, un chef francés del siglo XIX que les dejó como herencia la pasión por la comida y el servicio.

¿Cómo surgió la idea de sembrar en tu terraza?

Surgió hace 4 años, cuando mis alumnos en la escuela tenían clase de hidroponia. Yo comencé a interesarme y le pedí al profesor de huerto de la escuela que me diera un curso personalizado. Ese fue el primero de una larga lista de cursos que me interiorizaron en el tema. Empecé con lechugas, betabeles y zanahorias, sembrando en huacales en la terraza.

Mi idea era ir construyendo lo que en un futuro cercano será el negocio que complementará mi pensión jubilatoria: vender lechugas, ensaladas y dar cursos y asesorías.

¿Cuál fue tu primer a inversión?

En capacitación. El 1 de enero del 2013 empecé a trabajar en lo que será mi futuro. Me propuse la meta de tomar todos los cursos que pudiera para aprender a constituir un negocio, como de hidroponia, organoponia, composta, asesoría financiera para ver cómo orientar un negocio, orinoponia (siembra tratada con orín), permacultura y agricultura urbana.

Luego invertí en infraestructura: las tuberías para sembrar con la técnica de NFL (nutrient film tecnich), con raíz flotante. Aprovecho ahora que aún tengo un sueldo fijo para invertir lo más que pueda.

¿Diseñó un plan de ventas?

La verdad es que no, se fue dando espontáneamente. Tenía tantas plantas que ya no sabía qué hacer con ellas, así que empecé a venderlas. Las plantas de lechuga orgánica y también bandejas de ensaladas con topin de ajonjolí. Y para mi sorpresa, me fue maravillosamente bien. En 3 meses vendí 700 ensaladas. Y mi único punto de venta es el colegio donde trabajo.

Hice letreros para la casa y el automóvil que dicen ¨Se vende lechugas hidropónicas¨, pero nunca llegué a colocarlos. Entre la demanda de la escuela y de las personas que se fueron enterando de boca en boca, no doy abasto aún para comercializar en otros puntos.

¿Qué es la hidroponía? ¿Cómo es tu proceso de producción?

Es una técnica de cultivo, según la etimología de la palabra, consiste en el ¨trabajo con agua¨ y hay dos modos de aplicarla, en raíz flotante, como en los lechugueros que yo tengo en mi azotea o en sólo sustrato (fibra de coco y agrolita).

Los lechugueros son instalaciones de tubos plásticos perforados. En cada agujero se coloca una planta y por los tubos circula una cierta cantidad de agua con nutrientes especiales, preparada previamente. Con un timer se regulan los ciclos de riego, logrando que el agua circule por los tubos cada 30 minutos.

¿Qué diferencia tus productos del resto?

Son plantas orgánicas, no utilizo químicos ni fertilizantes. Y saben distintas, la gente lo nota. Todos los productos que uso para eliminar plagas son a base de jabón, tabaco, ajo o cebolla. Además somos muy cuidadosas: las plantas se cosechan, se lavan y se secan hoja por hoja. Esto asegura una limpieza total y por ende las hace totalmente sanas. La lechuga tarda 3 meses en crecer y poder ser cosechada, es un proceso de mucha dedicación y cuidado hasta que son consumidas.

Educación integrada

Lilia se entusiasmó tanto con su emprendimiento que motivó a sus alumnos a seguir sus pasos e interiorizarse en el mundo de los huertos caseros: con sus niños de 5to año de primaria hicieron un proyecto de hidroponía, con 3 consignas: futurista, creativo y pensado para la Ciudad de México. Siembran dentro del salón pero tienen un blog donde van subiendo las fotos de sus lechugas e incluyen consultas. Todo un ejemplo para que las madres puedan copiar con sus hijos en sus casas. Sólo necesitan tiempo, paciencia y ganas de experimentar.

ERNESTO DAMONTE