LADO B: Aldo Uribe, director general de Tumbiko Joyería

0

Aldo Uribe, director general de Tumbiko Joyería, considera que ayudar a los artesanos de Taxco es su contribución social, un granito de arena

Aldo Uribe, un joven empresario y director general de Tumbiko Joyería, platicó con Mundo Ejecutivo, sobre lo que más le gusta de su país, y sobre todo de Taxco.

A su corta edad, tiene claro que la paciencia es uno de los elementos más importantes cuando de negocios se habla, ya que en ocasiones no se obtienen los resultados esperados de la noche a la semana, sino que hay que trabajar arduamente para conseguirlos.

Su primer emprendimiento lo inició con su hermano Víctor, un hostal en Taxco Guerrero que pusieron en marcha en tan sólo un mes, y en el primer semestre de operación, se volvió el número 1 en temas de alojamiento especial en Taxco en menos de 6 meses.

El día a día

La planificación es lo más importante al estar al frente de una empresa

“Al comenzar el día, me tomo unos minutos para estar tranquilo y después hago una lista de las dos o tres cosas más importantes que tengo que hacer, las analizo y digo en qué momento las voy a hacer”.

Su experiencia lo ha llevado a darse cuenta que analizar lo que se hizo durante el día, los logros o lo que quedó inconcluso, ayuda para que al transcurrir de los días tenga más claridad sobre lo que se está haciendo bien, o lo que necesita mejorar, y sobre todo, apoyarse en personas con experiencia y que aportarán algo a tu negocio.

“Hemos ido escalando con mentores, siempre hay que buscar alguien que ya hizo lo mismo que uno, que tiene la experiencia, que te puede dar un consejo”.

México, Taxco y la Joyería

De una familia dedicada a la joyería, pudo darse cuenta de cómo este sector tuvo un auge bastante importante tanto nacional como internacional, hasta que, de la misma manera, comenzó la decadencia, pues los artesanos que realizaban esta actividad ya no tenían las mismas oportunidades de siempre, así es que junto con su hermano, decidieron poner su granito de arena para revertir la situación.

De esta manera, él, y su hermano Víctor, quien ahora es el director de Operaciones de Tumbiko Joyería, buscan resaltar el trabajo de los artesanos, así como la creatividad de los diseñadores del país.

Lo que más le gusta de México es su tradición en todo sentido, la comida, la cultura, en su caso, la joyería, el tema del oficio y la actitud del mexicano que es valorada internacionalmente, sobre todo, de la manera en la que se ven los problemas y asegura que la actitud de los mexicanos es única en el mundo.

Y Taxco, no menos importante para él, es sinónimo de hospitalidad, de amabilidad. La gente es muy apasionada en lo que hace y eso se refleja en la calidez de la región, finaliza.

“Cuando llegas a un determinado nivel, es importante darte cuenta que hay muchas más colinas que seguir escalando y sobre todo, que no hay límites”.