Frida más allá de Frida
Por Ángel Dehesa | Fotografías Liliana Estrada

La Experiencia Inmersiva supera el reto de mostrarnos a la pintora coyoacanense con un enfoque innovador y abierto a la interpretación, más allá del lugar común

Cualquier persona que haya vivido en México en los últimos 50 años ha entrado en contacto con Frida Kahlo, de alguna u otra manera.

Una exposición de su obra, una visita a su (siempre llena) casa en Coyoacán, la película de Salma Hayek o, mínimo, una playera, una taza o un morral de tela en algún destino turístico.

Frida Kahlo o “Frida” como la conocemos los mexicanos ha dejado de ser una persona para convertirse en un mito, una marca y un arquetipo de mujer trágica que supo expresar su dolor físico y emocional en un estilo pictórico que puede o no gustar, pero que, sin duda es distintivo y reconocible.

Por todo esto, por esta “fridasaturación”, el presentar a Frida Kahlo de una manera innovadora, que nos genere curiosidad y vaya más allá de los lugares comunes, es un reto muy difícil de lograr, sobre todo en México.

El haber superado ese reto, además del despliegue tecnológico y artístico, es lo que vale la pena de “Frida: la experiencia inmersiva”, una propuesta multimedia estrenada el pasado 6 de julio en el Frontón México, edificio icónico del Centro de la Ciudad, digno de ser visitado antes de que, por alguna razón, lo vuelvan a cerrar, como ha venido ocurriendo en los últimos años.

La experiencia es alucinante, los espectadores (que entran en cantidad medida y en un horario específico por seguridad sanitaria) acceden a una enorme sala que, podría o no representar las atormentadas psique y alma de Frida Kahlo, en la cual proyecciones dinámicas en paredes, pisos y techos nos muestran su obra, mientras que grabaciones sonoras nos citan fragmentos de su diario.

La propuesta se completa con dos espacios interactivos, en los cuales se puede pintar en la pared o interactuar con algunos de los personajes de su obra.

El gran acierto de “Frida: La Experiencia Inmersiva”, que algunos considerarán una falla, es el hecho de no manejar cédulas o una gran cantidad de datos y fechas sobre la vida de la pintora, apenas algunos datos proyectados en el espacio de espera para entrar, porque, como se advierte al llegar, la intención es acercarse a Frida desde el lado emocional, manteniendo la razón al mínimo y presentándola de tal manera que todo lo que se ve, se siente y se percibe quede abierto para que toda interpretación sea válida, lo cual tendría que ser la esencia de toda manifestación artística.

Frida: La experiencia inmersiva

  • Frontón México
  • Martes a domingo de 10 a 19:30 (funciones cada media hora)
  • Costo: 330 pesos por persona
  • Boletos: Ticketmaster