Sucesión es vital para que una empresa sobreviva

0

Las siguientes son algunas consideraciones que es necesario tomar en cuenta si tu empresa es familiar y quieres que perdure

Gonzalo Arrangoiz
Socio fundador del despacho Arrangoiz y Asociados

La empresa familiar es una de las principales figuras en la estructura económica del país. Grupos como Bimbo, Cuervo, Televisa, Carso, Cemex y Comercial Mexicana son consorcios originalmente familiares, que representan entre el 70% y el 90% de las empresas en México.

A pesar de estas cifras, existe un alto índice de fracaso de empresas familiares. La mayoría no sobreviven los primeros cinco años.

“De las empresas familiares que sobreviven en este periodo, dos tercios quiebran o se venden en la primera generación. Solo 15% logra llegar a manos de la tercera generación”, de acuerdo con Alden G. Lank, presidente del consejo internacional de Family Business Network.

Importancia de la institucionalización

Asimismo, la institucionalización parece ser un factor clave para la subsistencia de la empresa familiar; debido a las reglas y métodos, los cuales obligan a una toma de decisiones fundamentada.

Es decir, cuentan con un consejo de administración, un organigrama estructurado, políticas y procedimientos escritos, planeación estratégica, presupuestos y procesos formales de seguimiento, revisión de resultados y rendición de cuentas.

La interacción de los sistemas familia, empresa, patrimonio es muy compleja, y potencialmente conflictiva, por lo que un proceso de institucionalización es vital para su supervivencia.

En principio, deben enfocarse en el plan de sucesión de la empresa familiar, de la dirección y del patrimonio.

Sucesión de la dirección

La institucionalización implica contar con un plan de sucesión de la dirección de la empresa bien estructurado; que debe estar ligado a los planes de vida y retiro del fundador y/o director (generalmente el padre o el abuelo) y del resto de la familia.

La finalidad es establecer eventos y fechas para que el negocio pueda transitar al cambio de directiva con el menor riesgo posible, sustituyendo en ocasiones el largo liderazgo de un dueño.

Asimismo, permite a la empresa familiar tener mayores posibilidades de continuar y perdurar a través de varias generaciones.

Existen fórmulas jurídicas para suceder con perspectiva una empresa, basadas en una debida integración de los órganos de la propia empresa o sociedad mercantil.

En el proceso de sucesión de la empresa uno de los retos es elegir a la persona indicada para el futuro manejo de la misma. Es decir, quién o quiénes de la familia heredan la unidad empresarial o la administración de la misma.

Como sana práctica, se busca cada vez más la profesionalización de la empresa familiar mediante la contratación de directivos externos.

El patrimonio

Además, las acciones, bienes inmuebles, concesiones y, en general, todos los bienes generados por una empresa familiar constituyen su patrimonio. El plan de sucesión de los bienes patrimoniales debe especificarse en el testamento del fundador o dueño del negocio.

Cuando no existe un testamento, los juicios sucesorios pueden resultar largos y complicados; y favorecen la posibilidad de que pueda haber abusos.

En los testamentos debe preverse una representación adecuada de los menores o incapaces. Es muy importante la asesoría de un abogado para designar adecuadamente a los albaceas o tutores.

Desde el punto de vista fiscal, se debe procurar siempre una debida asesoría en el tema.

En Arrangoiz y Asociados respaldamos a nuestros clientes en materia jurídica y de negocios, con principios éticos sólidos a través de un equipo profesional y experimentado.

Si requiere una consulta escríbanos a info@arrangoiz.mx y uno de nuestros asociados le contactará en breve.