Ver ediciones digitales
Compartir

First Class

La vinícola más antigua de América está en México

Por: Colaborador 28 Sep 2020

Entre sabores que inundan el paladar de sensaciones y recuerdos, los vinos de Casa Madero exaltan su sabor adquirido por las uvas con el romanticismo […]


La vinícola más antigua de América está en México
PUBLICIDAD

Entre sabores que inundan el paladar de sensaciones y recuerdos, los vinos de Casa Madero exaltan su sabor adquirido por las uvas con el romanticismo nostálgico que envuelve el casco de su hacienda

Por Melanie Beard

Todo comenzó en 1568 de forma casi accidental, cuando los primeros exploradores españoles en lugar de encontrar oro en el desierto mexicano descubrieron un oasis con manantiales de agua y vides silvestres, lugar que hoy conocemos como Valle de Parras, en Coahuila.

Un poco de historia

En este inusual paraíso, los jesuitas decidieron establecer la Misión de Santa María de las Parras y cultivar las vides con las que se elaboró el primer vino mexicano, en el año 1594. Pero fue Don Lorenzo García quien fundó la Hacienda San Lorenzo, uno de los pobladores originales, que reconociendo las bondades que ofrecía este valle, logró establecer la paz con los nativos y se reubicó ocho kilómetros al norte en otro manantial de agua. Viviendo ya en el lugar, solicitó a Felipe II Rey de España, una “Merced” o dotación de tierras.

El gobernador de la Nueva Vizcaya, Diego Fernández de Velasco, entrega la merced autorizada por el Rey Felipe II fechada el 19 de Agosto de 1597, con el expreso propósito de plantar viñas para producir vino y brandy dando así formal nacimiento a la Hacienda de San Lorenzo, lo que hoy es Casa Madero.

En México hay vinos excelentes

Casa Madero se ha posicionado como embajador internacional de los vinos mexicanos, que para Brandon Milmo, significa decirle al mundo que en México hay buenos vinos, que compiten con cualquier otro. Por ello han cambiado su cultura interna y se dedican a elaborar productos que lo demuestran en competencias mundiales.

Entre sabores que inundan el paladar de sensaciones y recuerdos, los vinos de Casa Madero exaltan su sabor adquirido por las uvas con el romanticismo nostálgico que envuelve el casco de su hacienda.

El hogar de Casa Madero es la Hacienda San Lorenzo, nombrada así por su fundador, Don Lorenzo García. Dentro de la hacienda se encuentra la Casa Grande, la cual se trata del casco de la hacienda. Con instalaciones dispuestas para la estancia y el hospedaje de visitantes, la Casa Grande es el lugar perfecto donde degustar con calma los reconocidos vinos de Casa Madero.

Actualmente Casa Madero se mantiene como una empresa familiar a cargo de la quinta generación de la familia Madero, quienes trabajan constantemente para estar a la vanguardia en técnicas de viñedo y procesos de vinificación, con el objetivo de elaborar vinos mexicanos de gran calidad, logrando con ello ser una de las marcas líderes, así como la bodega mexicana con el mayor número de reconocimientos internacionales en el mercado vinícola.

Después de una buena cosecha, la Bodega el lugar donde los expertos enólogos de Casa Madero crean la magia de sus vinos es en la bodega. Al ser el vino un producto natural, es necesario tener una atmósfera adecuada y sus bodegas brindan una temperatura, humedad e iluminación totalmente controladas para así proteger los vinos de los factores externos como lo son la fluctuación de la temperatura o de la luz. Los vinos reposan y se desarrollan en barricas de roble americano, francés y de Europa del Este.

La sabiduría se puede beber y la bodega más antigua de América lo sabe desde hace siglos. Casa Madero es indudablemente referencia global: un espacio mágico que combina tradición y visión, por un futuro que pareciera resumir en sorbos la historia de México y su gente.

No encontramos notas relacionadas.

LEE MÁS CONTENIDO
¿QUÉ TEMA TE INTERESA?
NOTAS RELACIONADAS

No encontramos notas relacionadas.