Semáforo en rojo divide a gobernadores. Unos acatarán, otros van por la libre

0

Va a iniciar una etapa de reactivación gradual de la economía

Varios gobernadores se rebelan, a consecuencia del semáforo sanitario del presidente Andrés Manuel López Obrador, que coloca en rojo a todo el país con excepción de Zacatecas.

Las posiciones están divididas. El gobernador de Jalisco, Enrique Alfaro, cuestionó el método para cambiar el color del semáforo, toda vez que dijo, no hay ninguna regla para modificarla. Su estado indicó que tiene en verde 2 y uno en amarillo de 4 indicadores y aun así lo pusieron en rojo.

“Va a iniciar una etapa de reactivación gradual de la economía; vamos a tener que jugar con dos elementos al mismo tiempo, cuidar la salud y empezar a reactivar la economía. Lo que viene va a ser mas difícil y debemos entender todos donde va Jalisco, estamos en una fase de crecimiento del virus”.

Los estados del Bajío

También en contra de la nueva medida, el mandatario de Aguascalientes, Martín Orozco Sandoval, señaló que para ellos no existe el semáforo rojo; asimismo, el gobierno de Guanajuato emitió su propio semáforo de acuerdo con su plan sanitario que presentó desde hace días el gobernador Diego Sinhue Rodríguez.

El estado de Querétaro señaló que no regresará a la “nueva normalidad” este 1 de junio; Chihuahua, dijo el gobernador Javier Corral comenzará con el semáforo rojo pero de acuerdo con el Plan de Reapertura Estatal y con sus respectivos lineamientos.

Por el contrario, Mauricio Vila de Yucatán tuiteó que respetarán el semáforo rojo que le impuso la Federación, y también el mexiquense Alfredo del Mazo anunció que sí seguirán las instrucciones del Gobierno Federal.

“Como lo anunció la Secretaría de Salud, en el Estado de México aún seguimos en el semáforo rojo, lo que significa que todavía estamos en la etapa de máximo riesgo de contagio y aún no se puede regresar a las actividades”.

El mandatario de Quintana Roo, Carlos Joaquín escribió: el 1 de junio podrán iniciarse trabajos de adecuación en los centros de hospedaje para que el 8 de junio, con capacidades limitadas y medidas sanitarias, se empiece a recibir algunos turistas.