7 mitos que debes vencer para ser un líder extraordinario

0

Estos son algunas de falsas características que se le han atribuido a un buen líder 

Raciel Sosa
Experto en Liderazgo del siglo XXI

Un líder es aquel que tiene la capacidad de influir en la gente para modificar un comportamiento y así generar un resultado. No obstante, en las últimas décadas han surgido algunos mitos alrededor del concepto, entre ellos están:

1. El líder nace, no se hace
Todos tenemos la capacidad de desarrollar liderazgo. Esta es una habilidad que requiere práctica, tan importante es el conocimiento como la experiencia.

2. El líder es carismático
El carisma es una característica que influye positivamente pero no determina a un buen líder. Es solamente un valor agregado, no un elemento esencial.

3. El líder es infalible
Es casi imposible que un líder sepa de todo, por lo que, más bien, requiere ser un gran coordinador y armonizador del conocimiento del equipo.

4. Un líder debe generar un entorno agresivo
Aunque los seres humanos necesitamos en muchos casos un líder con autoridad, hay muchos otros momentos donde un entorno participativo es lo que propicia grandes resultados.

5. Un líder logra serlo con el paso del tiempo
Es cierto que la edad nos da experiencia y la experiencia ayuda al liderazgo pero también es cierto que hay gente muy joven que en poco tiempo acumula la experiencia necesaria para ser un líder.

6. Un líder no delega lo que es importante
Hoy los líderes facultan a la gente para que hagan lo realmente importante. Delegar significa darle a la gente la posibilidad de hacer una tarea y facultar quiere decir darle el conocimiento profundo.

7. Un líder posee el poder absoluto
El liderazgo que nace desde adentro no requiere de autoridad para influir positivamente en la gente. Si un líder logra que su equipo lo admire y lo respete, harán lo que les diga, no porque tenga autoridad, sino porque le creen y confían en él. En ese momento el liderato se vuelve auténtico y genuino.

Un líder de hoy

Hoy el liderazgo debe estar abierto al cambio, sabe que las cosas se mueven más rápido de lo que se acaba por comprender una realidad, esa es la característica más importante: un líder debe estar orientado a la innovación, a la disrupción, al aprendizaje constante y al entendimiento. Es la diferencia entre un líder mediano y un líder extraordinario.