Nuevos retos en la gestoría de capital humano

0

Las principales funciones del departamento de recursos humanos se dividen en tres bloques: atraer, retener y desarrollar a las personas

Raciel Sosa
Experto en Liderazgo del siglo XXI

En el siglo pasado y durante muchos años el área de capital humano en una organización era “un mal necesario”. Las empresas tenían a alguien contratado que se ocupaba de administrar la parte legal, compensaciones y vacaciones, es decir, un departamento de gestoría transaccional. 

Actualmente, el contexto ha cambiado. Estamos viviendo en un entorno donde las organizaciones se transforman, adquieren nuevos negocios, tecnologías y la digitalización es una constante. Por ello, el departamento de capital humano ha tenido que desarrollar nuevas habilidades para ser un agente de cambio y ayudar a las organizaciones a desarrollarse y adaptarse, pero, ¿eso qué significa?

Significa estar en un proceso de identificación de lo que está viviendo el mercado, acompañar a la organización en este crecimiento. Esto hace que exista todo un nuevo modelo de gestión del capital humano comparado con el del siglo XX. La transformación es de 180 grados.

Hoy han desaparecido áreas de autoridad que, actualmente, ya no se requieren, y eso significa mover a las personas de su área de confort. Estos temas son estrictamente necesarios, pero también dolorosos, y es precisamente ahí, donde el departamento de capital humano se convierte en una especie de cirujano en compañía de la dirección general, con el fin de adecuar la organización y llevarla hacia la transformación.

Principales funciones

Las principales funciones del departamento de capital humano o de recursos humanos se dividen en tres bloques: atraer, retener y desarrollar a las personas que forman parte de una organización.

El profesional de capital humano tiene que entender que es socio del negocio y, como tal, se debe asegurar de que la gente que va a ser parte de la organización comparta la cultura de la empresa. Es decir, una persona que se adecue a los valores y las prácticas que la organización ofrece; ése es el primer punto de arranque.

Para tal fin, necesita asegurarse de que las personas tienen las competencias, conocimientos y habilidades. Y esto está ligado al departamento de desarrollo organizacional o de capacitación que, básicamente, se dedica a acabar de formar a los profesionales que ha seleccionado.

Al asegurarse de que la gente que atrae, selecciona o recluta está bien desarrollada, las probabilidades de éxito de la organización son muy altas.

Conclusiones

En conclusión, diría que una de las preocupaciones que tiene la dirección general en muchas empresas es que sienten que el área de capital humano no está actualizándose o no está evolucionando a la velocidad a la que se está transformando el mundo. Hay muchas áreas de capital humano que siguen aferradas a modelos arcaicos y antiguos que ya no les dan la flexibilidad que hoy se requiere tener.

Las personas responsables del capital humano en una organización deben tomar conciencia de que la innovación es una herramienta necesaria para estar a la altura de las circunstancias.