Trucos psicológicos que puedes aplicar en tu trabajo

0

Nuestras acciones dependen de la psicología, por lo que aprender estos trucos te beneficiará

La psicología es una disciplina para comprender al ser humano y sus conductas. De tal suerte, resulta muy útil al momento de analizar nuestras costumbres, actitudes, emociones y más, cuando acudes con un especialista.

Sin embargo, al ser también una herramienta, puede ayudarte a alcanzar logros importantes en tu trabajo, pues la mayoría de tus acciones dependen de la psicología.

Aquí algunos trucos que puedes aplicar mientras laboras:

Errores

 

Si quieres buscar explicaciones del error de alguien a tu cargo sin sonar agresivo, en vez de empezar con “¿por qué hiciste…”, puedes empezar con, “quiero pensar que…” o “asumo que” dando un sentido lógico a lo ocurrido y disipando parte del error de la persona en cuestión.

Aprendizaje

 

Para entender mejor cualquier cosa, discute contigo mismo sobre ello, imaginar y explorar diferentes lados de un tema te da una visión más sofisticada, porque te permite conectar más problema con soluciones, ser más crítico, y obtener mayor conocimientos de ambos puntos de vista.

Memoria

 

Una forma de mejorar tu memoria es decirle a alguien lo que quieres recordar. Cuando le cuentas a alguien más lo que aprendes, es más probable que recuerdes por mayor tiempo los detalles. Esto se debe a que tu cerebro asume que cualquier información que le digas a otra persona debe ser importante.

Decisiones

 

Si estás en el área de ventas, o estás en una situación que requiere que convenzas a alguien de tomar una decisión puedes ofrecer dos opciones atractivas y una no muy agradable, eso te obliga a tomar una decisión rápida (añade un “siempre puedes elegir la tercera opción”, para ejercer presión).

Persuasión

 

Y hablando de convencimiento, ajustar la velocidad con la que hablas te puede hacer más persuasivo. Hablar más lento le da más tiempo para pensar su argumento a alguien que está apunto de discrepar contigo, mientras que, si hablas rápido dejas menos tiempo para pensar un argumento y aumentas tus probabilidades de persuadir a la persona.