5 cosas que aprender del gato para ser un buen líder

0

En el Día Internacional del Gato que se celebró el 8 de agosto, estas son las cualidades que deberíamos aprender de los felinos para ser buenos líderes.

Los gatos tienen más cosas que enseñarnos de las que podemos imaginar. Además de aprender sobre la libertad y el desapego, nos enseñan a ser líderes, una cualidad necesaria para nuestro desarrollo profesional.

1.- Fiel a sí mismo

Un gato es autónomo, independiente y fiel a sí mismo. De él podemos aprender a tener principios claros, lo cual es muy útil al momento de liderar un equipo, muestra dirección e iniciativa.

 

2.- Interesante

Los gatos tienen una personalidad compleja, son impredecibles y enigmáticos. Es difícil entenderlos, sin embargo, es también el mejor reto. Un buen líder atrae; por ello, es necesario forjar una personalidad interesante, que seduzca, enamore, y atraiga. Esta debe de ir acompañada de habilidades, experiencia y talento.

 

3.- Sabe lo que tiene hacer

Un gato reconoce su hogar, se sabe dueño del territorio y lo cuida de cualquier peligro externo. Por su parte, un líder reconoce su rol y sabe cumplirlo.

 

4.- Flexible

Un gato es un gimnasta natural capaz de realizar innumerables piruetas, saltos; además de tener la capacidad de trepar cualquier muro. Un líder, por su parte, debe tener la capacidad de adaptarse al cambio, afrontar obstáculos, saltar de oportunidad en oportunidad

 

5.- Tiene confianza y sagacidad

Los gatos son observadores. Antes de decidir saltar o donde acurrucarse analizan sus opciones, eligen y descartan con frialdad. Son prácticos. Además, tienen la habilidad para comprender las cosas y percibir con claridad lo que conllevan. Un buen líder debe desarrollar esa seguridad y determinación.

Finalmente, los gatos tienen la capacidad de identificar la ganancia donde otros solo ven pérdidas. Eso es evolución. Cuando sientas que no puedes, piensa: ¡Soy un gato, soy un gato! y brinca ese obstáculo porque te mereces la recompensa que hay del otro lado.

“Cuando me siento mal, todo lo que tengo que hacer es ver a mis gatos y mi valentía vuelve.”Charles Bukowski.