¿Cómo será la capacitación en el 2020?

0

Así será la capacitación para el 2020 y la importancia que las empresas darán a la misma, de acuerdo con Lulú Torres, especialista en Leadex 

Lulú Torres
Especialista en Desarrollo Organizacional y Liderazgo, en Leadex

Hoy más que nunca tenemos que reinventarnos y adaptarnos a los cambios, de ahí la importancia de estar en constante capacitación, no sólo para conservar nuestros trabajos sino para desarrollarnos profesionalmente.

El 70% de la formación dentro de la empresa tiene que ver con la capacitación en el lugar de trabajo. El 20% con el mentoring o coaching; cómo un líder te enseña la manera correcta en que debes hacer las cosas y el 10% tiene que ver con la educación por cursos, diplomados y talleres.

Hoy en día, estos (cursos) se personalizan, dependiendo de las competencias que debe desarrollar para su puesto de trabajo, lo cual se convierte en una capacitación más inteligente, cuidando los recursos que las organizaciones destinan a este fin.

Las entrevistas de trabajo hoy se basan en el manejo de las competencias por parte de los candidatos, describiendo la solución que han dado a posibles problemas enfrentados en la organización.

Es así como el entrevistador detecta y evalúa el nivel de desarrollo que el candidato tiene en cada una de las competencias. Lo mismo ocurre con la capacitación. A la hora de capacitar a los empleados en una competencia, se debe evaluar, posteriormente, su desarrollo en campo, para ver si fue efectiva o no.

Capacitación como inversión

La capacitación debe verse como una inversión y no como un gasto, ya que permite a las organizaciones tener una ventaja competitiva. Hoy existen capacitaciones en todos los rubros y en diferentes formatos. Dependiendo de la competencia a desarrollar y el foro, conviene tomar alguna de las opciones mencionadas.

Asimismo, la capacitación en una organización se debe dar en todos los niveles. Aunque los dueños sean los CEO’s es importante que se renueven. 

Frecuentemente, cuanto mayor es el nivel del líder dentro de la pirámide organizacional, más difícil resulta convencerlo de que no lo sabe todo y de la necesidad que tiene de capacitarse.

Esto ocurre mucho en líderes que llevan mucho tiempo e inclusive están en su última etapa productiva, y sienten que son ya un “producto terminado”.

Al contrario, en las organizaciones lideradas por millennials y personas pertenecientes a la generación X, todavía existe la inquietud de prepararse.

¿Por qué capacitarse?

1.- Contribuye a generar más líderes.
2.- Crea conocimiento y habilidades en todos los puestos.
3.- Promueve una mejor relación entre el líder y sus colaboradores.
4.- Mejora la comunicación del equipo con otras áreas de trabajo.
5.- Agiliza la toma de decisiones y solución de problemas.
6.- Vuelve más productiva a la gente.
7.-Genera nuevas ideas.

Tendencias para 2020

1.- Microaprendizaje. Se trata de darle al aprendiz contenidos cortos, en pequeñas cantidades pero de manera constante. Es decir, en vez de darle un curso de cinco días, se administra la información mediante videos de corta duración, breves mensaje de texto, recordatorios por teléfono.

2.- Gamificación. Aunado a lo anterior, se pretende además que la capacitación sea divertida para los adultos, a través de juegos en línea. Una aplicación que le genera puntos a la persona que se está capacitando, mismos que puede canjear por diferentes productos o servicios en el departamento de RRHH. Esta herramienta asegura que las personas estén en el juego, aprendan y se diviertan.  Los juegos fomentan la participación.

3.- Aprendizaje social. Aprender de otros miembros del equipo. Puede ser, por ejemplo, cuando aprendemos de las personas que tienen nuestro mismo puesto en otra región o país donde la compañía tiene una filial. Un intercambio de ideas y presentación de diferentes ópticas de un mismo tema, que se traduce en una herramienta muy productiva.

4.- Aprendizaje adaptado. Ésta se adapta a las necesidades y capacidades del colaborador. De un curso de 8 módulos, se va dosificando la capacitación en pequeñas partes en base a lo que se necesite en el momento, ahorrando tiempo y acelerando el aprendizaje.

5.- Aprendizaje de inmersión. Se trata de hacer trabajo de campo. Sumergirse, por ejemplo, en el conocimiento y aprendizaje de las prácticas que la organización realiza en otros países, para después implementarlas en México. El aprendiz o colaborador se sumerge en ese entorno. Se pueden utilizar también mundos virtuales y aprender desde su avatar, lo cual ahorra costos.