Protégete del fraude al usar el e-commerce

0

Sin importar la fecha o temporada, las empresas deben estar preparadas para prevenir y reducir las consecuencias de los fraudes en línea

Las empresas que brindan servicios de comercio electrónico o e-commerce deben estar atentas a las actividades fraudulentas y preocuparse por administrar sus ventas y reducir los riesgos, especialmente en fechas en donde las compras aumentan de manera significativa.

De acuerdo con la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (CONDUSEF) los fraudes cibernéticos crecieron 35% en el primer trimestre de 2019, con respecto al mismo periodo del año anterior. Mientras que al corte de junio de 2019 había 2 millones 807 mil 819 reclamos.

Los tipos más comunes de fraude son: el fraude sin tarjeta (CNP) y el fraude amistoso. En el caso del primero, costará a los minoristas $130 mil millones de dólares desde ahora y hasta 2023, mientras que el segundo, representa el 86% de todas las devoluciones de cargo fraudulentas.

Ante tal panorama, Luis Alberto Sánchez, general manager de emailage en México y Centroamérica, presenta cuatro estrategias para prevenir el fraude en el e-commerce:

Estrategia móvil

Se espera que las transacciones móviles rompan récords este año. Las empresas deben asegurarse que su estrategia de ciberseguridad móvil esté actualizada.

Limpieza de la base de datos

Validar y normalizar la base de datos de sus clientes será un regalo para el equipo de marketing de la empresa, les ayudará a detener los fraudes durante las temporadas altas. Actualmente existen soluciones para descubrir el comportamiento de compras online y así prevenir incidentes.

Pruebe su motor de riesgo

Es necesario buscar las brechas en las plataformas para evitar fraudes y disminuir los riesgos, así como realizar pruebas para identificar cualquier posible agujero que los defraudadores puedan aprovechar.

Análisis en tiempo real

Un análisis de este tipo, permitirá prevenir los fraudes, identificar tendencias y riesgos para detenerlos antes de que una actividad engañosa genere una crisis. Comprender los tiempos de respuesta es otra forma de proteger sus resultados durante la temporada alta.

Con el endurecimiento de la seguridad en las tarjetas, la implementación generalizada de los estándares de tecnología EMV (estándar de interoperabilidad de tarjetas con circuito integrado) y TPV (estándar para la autenticación de pagos mediante tarjetas de crédito y débito), así como con el incremento de regulaciones de seguridad, los defraudadores se han centrado en las transacciones en internet.

Los negocios siempre deben actuar de manera proactiva y no reactiva a la hora de enfrentar fraudes en línea, ya que es una tendencia que está evolucionando y creciendo, tanto en México, como en el mundo, donde las nuevas generaciones son más propensas a comprar sin asistir a un comercio.