Adaptarse al trabajo en la nueva normalidad: MIT Sloan

Las empresas deben crear estrategias sensibles, empáticas y conforme a derechos humanos y laborales con el trabajador postcovid

Cada vez más colaboradores están retornando a sus actividades en las oficinas, sin embargo, las cosas ya no serán como eran antes de la pandemia; las empresas deben enfocarse en el bienestar de sus trabajadores, adoptando nuevas políticas enfocadas en el cuidado de la salud y la seguridad en los espacio de trabajo.

En este sentido, el artículo “Desgaste mental y secuelas COVID-19, retos de la seguridad y salud en el trabajo” publicado por el MIT Sloan Management Review México, plantea que en el retorno a las oficinas, las empresas también deben considerar el bienestar de los trabajadores que padecen secuelas tras haber padecido la enfermedad; por lo que es importante desarrollar estrategias de prevención y cuidados postpandémicos.

De este modo, una opción viable será sin duda el trabajo híbrido, en el que los colaboradores tengan que asistir algunos días de la semana a la oficina, considerando para ello su bienestar físico, evitando así el ausentismo e incluso que algunos tengan que separarse de sus actividades de manera definitiva.

“Las empresas deben crear estrategias sensibles, empáticas y conforme a derechos humanos y laborales con el trabajador postcovid. Es necesario que tengan una vigilancia precisa de esa persona mediante evaluaciones y comunicación directa”.

Estrategias para el cuidado de la salud

Asimismo, las autoridades sanitarias no descartan la posibilidad de que se sigan presentando nuevas olas de contagios, situación que deben contemplar las empresas y prepararse para hacer frente a las mismas, creando programas de concientización entre los colaboradores para que sigan implementando las medidas sanitarias no solo en sus espacios de trabajo, si no de manera permanente en su entorno familiar y social.

Otro aspecto importante, es que sin duda se presentarán situaciones de desgaste mental, físico y emocional en los trabajadores, quienes probablemente manifiesten actitudes de rebeldía y opten por no seguir los protocolos de cuidado de la salud, incluso hay quienes se niegan a recibir la vacuna, lo cual podría poner en riesgo a los demás integrantes de la compañía.

Finalmente, después de casi un año y medio en confinamiento, junto con otros factores como el económico, dado que algunas personas perdieron su trabajo y muchas otras vieron una disminución en sus ingresos, son aspectos que sin duda traerán afectaciones mentales, ante ello, surge la necesidad de que las empresas deban intervenir para prevenir mayores daños.

Click here to change this text

Name

Visit Us On FacebookVisit Us On TwitterVisit Us On InstagramVisit Us On LinkedinVisit Us On Youtube