Lo que se necesita para emprender

Más allá de una buena idea, es necesario definir el tipo de negocio que se quiere emprender y establecer los objetivos a corto y mediano plazo

A pesar de la crisis económica ocasionada por la pandemia, un gran número de mexicanos quiere emprender un negocio, sin embargo, uno de los factores que les impide hacerlo es el miedo al fracaso. Segun la Asociación de Emprendedores de México (ASEM) solo el 25% de las PyMEs sobreviven los dos primeros años.

De acuerdo con el Global Entrepreneurship Monitor 2020/2021 que evalúa el ecosistema emprendedor en temas de financiamiento, políticas y programas gubernamentales, educación para el emprendimiento, así como la infraestructura comercial y la apertura del mercado interno, señala que México obtuvo una calificación de 4.1 (en una escala de 1 a 10), en el Índice del Contexto Nacional de Emprendimiento (NECI), ubicándose en el lugar 33 de los 44 países que participan en el estudio.

En este contexto, el director nacional de Programas Doctorales de EGADE Business School José Ernesto Amoros, destaca que más allá de las motivaciones personales, las condiciones del entorno son determinantes para la creación de nuevos negocios, así como para que sean exitosos en el mediano y largo plazo. Asimismo, contar con políticas públicas y programas que fomenten el emprendimiento, son factores importantes que se convierten en áreas de oportunidad.

En este sentido, compartimos algunos elementos a tomar en cuenta a la hora de emprender:

Definir el tipo de negocio.

Para emprender antes que nada es necesario definir de manera clara el negocio, lo ideal es enfocarse en un sector con el que se esté familiarizado y se tenga conocimiento del mismo y de cómo funciona. Es muy importante que cuentes con un plan de negocios que te permita visualizar tu idea desde varios puntos para evitar contratiempos.

Establecer objetivos.

Definir los objetivos de manera clara, permitirá tener una mejor visión del negocio y establecer hacia donde va. Además, con base en ellos, se podrán diseñar e implementar estrategias precisas para que el negocio pueda crecer.

Disponer de capital.

Se podría decir que sin capital no hay buenas ideas de negocio que funcionen. Si no cuentas con capital suficiente para emprender, puedes acercarte a instituciones financieras que podrán prestarte el dinero que necesitas para materializar tu idea; recuerda que es importante comparar entre varias opciones de financiamiento y comparar las tasas de interés que otorgan, para que elijas la que mejor te convenga y que puedas pagar.