¿Qué tan buena es tu relación con el dinero?

0

La relación que tengas con el dinero que llega a tu cartera define tu estabilidad económica

Cuando hablamos de bienestar lo primero que nos viene a la mente es comida sana o ejercicio, no solemos ver al dinero como un factor que influye; sin embargo, es normal sentir insatisfacción e incertidumbre por el futuro o, bien, culpa por algunas decisiones tomadas en el pasado. Sentimientos que nos pueden generar estrés y preocupaciones y afectar nuestra salud.

Según Saskia de Winter, directora general de la firma especializada en coaching empresarial Saskia de Winter Training:

“El dinero es una consecuencia del trabajo realizado, es una energía, si yo no pongo nada, entonces no voy a recibir dinero”.

Las personas no se sienten mal por el dinero, sino por las consecuencias de no pagar sus deudas o de no encontrar la manera de generar el suficiente efectivo para poder liquidarlas. De acuerdo con Saskia, la forma de solucionar esto es con orden y planeación financiera.

“Lo primero es organizarse, medir cuáles son sus gastos y a cuánto ascienden, cuánto pagan de intereses, cuánto ahorran y cuánto invierten”, comentó la directora.

Es muy importante revisar las creencias que se tienen acerca del dinero y, sobre todo, examinar si éstas están limitando e impidiendo que se tenga abundancia económica.

Una de estas creencias, por ejemplo, es comprar algo pensando que lo necesitamos, ya sea por llenar un vacío, por pertenecer a algún grupo social o por pensar que eso nos ayudará en el trabajo.

Para poder eliminar dichas creencias, es necesario hacer un trabajo de conciencia y preguntarse a sí mismo qué sucede con su relación con el dinero.

No existe una fórmula única, así como las relaciones interpersonales tienen sus propios problemas y características particulares, las personas y el dinero también lo tienen.

La clave es hacer frente a cada una de estas señales y empezar a asumirlas. El único truco válido es perder el miedo a hacer cálculos y presupuestos.

Finalmente, “Si usted trata bien al dinero, él lo tratará bien”, porque sólo así sabe de dónde viene, para dónde va y en qué lo gasta.