¿Por qué decir que no cuando te piden ser aval?

0

Estos son algunos puntos a tomar en cuenta si estás considerando ser aval de algún familiar o amigo para un préstamo bancario

Estar en negociación de la deuda, no tener trabajo o que no es un compromiso propio son algunas de las razones por las que las personas no saldan el adeudo registrado en su historial crediticio.

De acuerdo con los sitios Coru.com y Brad Engagement, el 32% de los deudores no cumple con su compromiso por estar en proceso de negociación. El 17.5% por no tener trabajo, 16%, la deuda es por ser aval de otra persona; 11% no es una deuda propia; el 10.5 porque se prestó la tarjeta de crédito (10.5%) y otras razones (7%); de acuerdo con Coru.com y Brad Engagement.

“Cuando aceptas ser aval te conviertes en deudor solidario; es decir que el adeudo también es tuyo y en caso de impago será tu responsabilidad saldar los pagos pendientes, más los intereses acumulados”, afirma Sebastián Medrano, director de Coru.com.

Si bien, a veces es casi imposible decir que no cuando alguien te pide ser su aval, es necesario tomar en cuenta la responsabilidad que implica a largo plazo.

A fin de orientar a las personas que quieren deslindarse del compromiso financiero de ser aval, la plataforma de servicios financieros Coru.com emite las siguientes recomendaciones.

Ya no quiero ser aval, ¿qué hacer?

El contrato que regula el préstamo establece las condiciones de la deuda. Si bien, existe la posibilidad de renunciar a aparecer como aval, la institución que otorgó el préstamo o crédito es la única figura encargada de autorizar el cambio.

1.- Cuando alguien quiere dejar de ser aval, lo primero es revisar las condiciones establecidas en el contrato.

2.- Si no se especifica una cláusula al respecto, presenta tu petición al prestamista, aunque existe el riesgo de que la solicitud sea rechazada. Por lo general se pide una nulidad, alegando que los avales no fueron debidamente informados o que se declaran insolventes ante la entidad financiera.

3.- Para que el aval registrado sea removido de sus obligaciones debe conseguirse, en tal caso, un aval sustituto.

4.- En tal caso, el aval original puede proponer a su sucesor, y se revisará el historial de pagos del deudor y los antecedentes crediticios del nuevo candidato a ser aval.

¿Me pueden embargar por ser aval?

Cabe la posibilidad. La deuda debe pagarse y el prestamista tiene el derecho de solicitar el dinero de vuelta, ya sea a quien lo recibió o a quien aceptó apoyarlo legalmente.

Una vez que la deuda ha sido liquidada, la persona que fungió como aval puede tomar acciones legales contra el deudor, sin embargo, implica un proceso legal adicional sin garantía de recibir el pago correspondiente.

Recomendaciones si te piden ser aval

1.- Negarse desde el principio si no tienes la seguridad de cómo es el comportamiento del endeudado.

2.- Si aceptas, no perder de vista al deudor, y preguntar en todo momento cómo va con sus pagos e intereses incluidos.

3.- Como aval, tienes derecho a pedir un comprobante de cada pago que tu avalado haya abonado a la deuda.