Los mejores consejos para llevar las cuentas de tu negocio

0

Con estos consejos de los expertos será posible financiar, ahorrar y llevar adecuadamente las cuentas de tu negocio

El emprendimiento es una vía escogida por una gran cantidad de personas que tienen vocación empresarial, o que, frustradas por un trabajo que no les compensa, deciden arriesgar en el ámbito de los negocios para convertirse en sus propios jefes.

Para todas ellas, a continuación, ofrecemos algunos de los principales consejos que dan los expertos de Moneyman para poder financiar, ahorrar y llevar adecuadamente las cuentas de la empresa.

Gestionar a los clientes bien

Los comienzos de un negocio son un momento fundamental para conocer cómo pagan los clientes con los que se va a trabajar, especialmente hay algún tipo de crédito involucrado. Es importante, para ello, revisar los reportes de deudas.

Hacer cobranzas se convierte en una labor prioritaria

Crear una lista de clientes de los que haya motivos para pensar que pueden retrasarse en sus pagos, y tras ello, escribirles correos, reclamarles las facturas, llamarles por teléfono y anticiparse en general.

Administrar las deudas

Ser buen pagador aumenta las posibilidades de crecer y hacer negocios con otras empresas. Así pues, contar con un buen historial de crédito es de vital importancia para ser un proveedor bueno y resultar atractivo a las entidades bancarias. Tienes más información sobre financiación en el siguiente enlace: https://www.moneyman.com.mx/creditos-personales/

Tratar de evitar imprevistos en los gastos

Tener presente que en el presupuesto inicial hay que contar con una precisión de gastos e inversión, con un porcentaje para imprevistos y una pequeña caja para afrontar imprevistos, gastos o inversiones que no han sido anticipadas.

Resulta fundamental saber cuál es la estructura de gastos, ya que sirve de indicador para calcular lo que se debe facturar, cuánto hay que vender y saber de forma previa cuántas horas de trabajo y esfuerzo supone esto.

No llevar las cuentas al milímetro

Aunque llevar bien las cuentas es muy importante, es un error perder el tiempo en crear una cuenta con resultados milimétricos. Mejor que esto, hay que centrarse en los parámetros que resultan críticos a la hora de crear valor para el negocio, como pueden ser el número de clientes y cómo hacer que estos aumenten.

Eludir los gastos fijos

El capital inicial del negocio normalmente es modesto, en tanto que los gastos son grandes. Así pues, si el presupuesto se limita por los gastos fijos, merma la posibilidad de invertir este capital en las líneas de negocio.

Descubrir el índice de supervivencia

Se trata de preguntarse cuánto tiempo se puede aguantar sin ingresos con los gastos que se tiene. Para ello hay que tener presente los flujos de caja y el dinero que entra, y calcular dónde está el punto de equilibrio y cuánto se debe vender para que no se pierda dinero. También hay que pensar cómo convertir los ingresos en pagos y cobros.

Crear una versión de negocio optimista y otra pesimista

Esto consiste en crear un plan de negocio optimista y, a ese mismo, restarle un 30% de ventas, lo cual sería el plan pesimista. Hay que comprobar si la empresa sobrevive, esto es, que puede pagar a todos los trabajadores y proveedores sin necesitar financiación y subvenciones. Si las cuentas salen bien, es buen momento para hacer inversiones nuevas.