Ver ediciones digitales
Compartir

MIT

El trabajo a partir del COVID-19: MIT Sloan

Por: Laura Hernández Villegas 18 Nov 2020

La crisis sanitaria ha dejado al descubierto un gran potencial que las compañías pueden aprovechar para lograr importantes mejoras en la productividad y el desempeño […]


El trabajo a partir del COVID-19: MIT Sloan
PUBLICIDAD

La crisis sanitaria ha dejado al descubierto un gran potencial que las compañías pueden aprovechar para lograr importantes mejoras en la productividad y el desempeño de los trabajadores

La pandemia por coronavirus, trajo muchos cambios a nuestra vida, nos hizo modificar nuestros hábitos y comportamientos, entre ellos nuestra forma de trabajar.

En el artículo COVID-19 y el trabajo con valor real publicado por el MIT Sloan Management Review México, se señala que desde que comenzó la crisis sanitaria por coronavirus, el mundo empresarial ha tenido que enfrentar que millones de empleados en todo el mundo dejaran sus oficinas y comenzaran a trabajar desde casa.

A diferencia de lo que se esperaba en un inicio, el trabajo desde casa o home office, ha tenido un gran éxito. La mayoría de las empresas que han optado por el trabajo a distancia han incrementado su productividad entre un 15 y un 40%.

Sin duda, la gran mayoría de los empleados han tenido un cambio importante y están a favor del trabajo a distancia. Sin embargo, algunos ejecutivos se muestran preocupados de que los cambios no puedan mantenerse y que, con el tiempo, este modelo de trabajo dañe la confianza y la colaboración espontánea, factores esenciales para la innovación en las empresas.

De acuerdo con el artículo, la situación actual representa un reto importante para lograr que el trabajo a distancia funcione. Los desafíos planteados por la crisis sanitaria han dejado al descubierto un gran potencial que las compañías pueden aprovechar para lograr importantes mejoras en la productividad y el desempeño de los trabajadores.

Cambios en la gestión del trabajo

El trabajo a distancia ha permitido ver que la esencia de las relaciones productivas no radica en la proximidad de los empleados, sino que depende del vínculo o el grado en que las personas interactúan entre sí y cómo trabajan en una tarea colectiva.

 “Las limitaciones del trabajo a distancia han revelado cómo la productividad, el desempeño y el trabajo mismo son el resultado de una serie de interacciones entre redes de personas y grupos”.

 Actualmente, uno de los retos que enfrentan las empresas es la evolución hacia un modelo híbrido de trabajo presencial y a distancia, lo cual requiere de líderes que mantengan un equilibrio entre los beneficios de la proximidad con los de la productividad relacional, para obtener una productividad efectiva.

En este sentido, la pandemia ha obligado a gerentes y directores a transformarse en líderes comprometidos con las necesidades de la empresa para que ésta siga funcionando. Sus principales retos son lograr el compromiso de su personal, el trabajo en equipo y centrarse en los objetivos; dejando atrás el control y la forma tradicional de dirigir.

Siete pasos para fomentar relaciones de liderazgo que generen valor, compromiso y cooperación

  1. Entérate de lo que hace tu gente. Conoce cómo y con qué eficacia interactúan en el día a día para abordar las tareas empresariales.
  2. Definir lo que realmente importa. Es fundamental establecer claramente los objetivos a largo plazo, replantear las prioridades y ayudar a las personas a reorientar sus esfuerzos.
  3. Mantente presente en el momento adecuado. Durante el trabajo a distancia, la presencia y la interacción es más importante que nunca, para enfrentar los obstáculos relacionales.
  4. Agrega valor. Es fundamental ejercer un liderazgo con compromiso y cooperación para ayudar al personal a establecer prioridades y objetivos.
  5. Establece vínculos con los trabajadores. Encuentra formas de vincular el propósito con los objetivos y las metas individuales de las personas, los recursos disponibles para su desempeño y las limitaciones que enfrentan.
  6. Recompensa la cooperación. Una responsabilidad clave de los gerentes es exigir cooperación, estar cerca para saber si el trabajo se está llevando a cabo y recompensar a quienes cooperan.
  7. Acelerar la transformación digital. Impulsar el uso de la tecnología puede desencadenar mayor productividad relacional en los empleados.