Ver ediciones digitales
Comparte
Compartir

Mujer Ejecutiva

Gabriela Hernández, una mujer sin límites

Por: Colaborador 12 Mar 2012

mujer, 13 líderes, ge, financiamiento, organización, retos, sector público, privado, mujer ejecutiva, general electric, directora general, CEO

Su carrera es vasta, se ha desarrollado en el ámbito corporativo y en el sector público con éxito, siempre bajo la consigna de hacer lo que más le gusta y lograr un equilibrio con su vida personal. Actualmente es directora general y Ceo de GE México


Gabriela Hernández, una mujer sin límites
PUBLICIDAD

mujer, 13 líderes, ge, financiamiento, organización, retos, sector público, privado, mujer ejecutiva, general electric, directora general, CEO

Su carrera es vasta, se ha desarrollado en el ámbito corporativo y en el sector público con éxito, siempre bajo la consigna de hacer lo que más le gusta y lograr un equilibrio con su vida personal. Actualmente es directora general y Ceo de GE México

mujer, 13 líderes, ge, financiamiento, organización, retos, sector público, privado, mujer ejecutiva, general electric, directora general, CEO

Su carrera es vasta, se ha desarrollado en el ámbito corporativo y en el sector público con éxito, siempre bajo la consigna de hacer lo que más le gusta y lograr un equilibrio con su vida personal. Actualmente es directora general y Ceo de GE México

ARTURO JIMÉNEZ*

Tienes un año y medio en GE, ¿cómo te sientes?

Muy contenta. GE es una empresa en la que tal vez esté por la mañana con el análisis de un tema de salud, a mediodía con un asunto de financiamiento y por la tarde con un tema de turbinas de viento. Es un trabajo muy estimulante. También es una empresa con la que comparto y me identifico con los valores éticos, la integridad, la no discriminación, la transparencia y la meritocracia.

¿Cuáles han sido tus mayores retos?

Conocer y entender la diversidad de los sectores y de la organización en el mundo. Por otro lado, trabajar en una organización donde nada se resuelve en un solo escritorio; aquí las decisiones se toman a través de regiones, de negocios y funciones, lo que requiere de un conocimiento sólido de los procesos y productos, así como de la propia organización.

Platícanos un poco tus funciones…

Básicamente son tres: una es lo que llamo “contribuir al posicionamiento interno-externo de GE en México”. Esto es, a nivel interno contribuir a que nuestra organización sea un buen lugar para trabajar y desarrollarse; externamente representarla ante los diferentes sectores y segmentos. Por otro lado, un rol de gobernabilidad que me da la obligación de representar legalmente o tutelando el funcionamiento de la empresa y, quizás más importante, apoyar el crecimiento de la firma en el país en cuanto a ventas y órdenes; misma que comparto con líderes de negocio.

¿Cuál es la diferencia de trabajar en el sector público y el privado?

Son dos sistemas muy distintos, el reto es responder bien, sin importar dónde trabajes. En el privado, los resultados se miden de forma numérica y en el público son intangibles, lo cierto es  que ambos son muy enriquecedores.

Se habla mucho del techo de cristal, ¿derribaste esa barrera?

No lo rompí, porque nunca lo he tenido; éste en GE no existe. Aquí las mujeres y los hombres que dan resultados crecen, es una empresa con una cultura de meritocracia,  basada en los resultados alcanzados por el esfuerzo, las capacidades, los valores, el entrenamiento y la experiencia, entre otros. Los techos son personales, creo que cada quien debe buscar hasta dónde quiere llegar, en esta compañía tenemos la libertad y  responsabilidad de dirigir nuestra carrera, basada en los méritos.

En lo profesional ¿qué es lo más gratificante y lo más frustrante?

Lo mejor es ver a las personas y a los equipos desarrollarse. Desde luego, en una empresa esto significa lograr números, pero en realidad para mí es muy importante trabajar bien con mi equipo, que consigamos resultados y exista armonía. Lo más frustrante es, sin duda, mi complicada agenda que cambia por minuto; hay muchas cosas de ésta que no controlo y que me gustaría hacerlo.

¿Cómo logras equilibrio en un mundo tan dinámico y  absorbente?

La receta es saber qué te hace feliz y lo demás lo resuelves. Si partes de esta base, entonces encontrarás la forma de salir una semana de viaje o tomarte una tarde libre para estar con tus hijos. Es decir, si tu trabajo funciona y eres feliz, esto te ayudará a encontrar el balance en tu familia. 

 ¿Qué consejo das a las mujeres que quieren llegar alto?

Que saquen las alas, que todas tenemos, y vuelen. La diferencia es si las quieren usar o no.

*Mujer Ejecutiva