Maricarmen Cortés, al filo del periodismo

0

periodismo, compromiso, finanzas, comunicar, adrenalina, televisión, radio, fórmula

Egresada de la Escuela Carlos Septién García, en su larga carrera se ha distinguido por su compromiso e inteligencia con los medios de comunicación

periodismo, compromiso, finanzas, comunicar, adrenalina, televisión, radio, fórmula

Egresada de la Escuela Carlos Septién García, en su larga carrera se ha distinguido por su compromiso e inteligencia con los medios de comunicación

ANA LUISA OCHOA MILLÁN*

Es una de las mujeres más poderosas del medio y pionera del periodismo de finanzas y negocios en México, que se caracteriza por nunca estar quieta y su profunda pasión por comunicar.

¿Por qué decidiste ser periodista? 

Decidir estudiar esto desde pequeña; debo confesar que desde chiquita me gustaba leer Superman, me gustaba mucho la vida de Luisa Lane como periodista por la cantidad de aventuras que vivía.  Más tarde, cuando estaba en secundaria o preparatoria, dije que sería químico-farmacobióloga, pero fue la única materia que reprobé en mi vida, así que recordé a Luisa y opté con seguir con lo mío, que es escribir.

¿Cuál fue tu primer trabajo?

En la revista Mañana. A la par de periodismo estudiaba en la UNAM Letras Inglesas, me obligaron porque decían que de periodista me moriría de hambre.    Hacía traducciones, redactaba y así empecé, luego uno de mis profesores compró el Boletín Minero de la Ciudad de México y regrese con él a hacer reportajes y en Relaciones Públicas, pero a los tres días me dijo “desde mañana harás la columna Desde el piso de remates”.  Yo no sabía nada de finanzas, pero iba al piso de remates y ahí tuve la oportunidad de conocer a Carlos Slim, Roberto Hernández y Alfredo Harp. Después de casi 22 años aún aún escribo esta columna.

Esto definió tu carrera…

La vida me llevó por este camino. Originalmente quería ser crítica de cine, pero Fernando Mota me contrató, me duplicó el sueldo, la oferta era muy tentadora. Al principio el periodismo financiero no me gustaba, de hecho lo odiaba.

¿Cómo se dio la transición a la radio?

Empecé con Luis Enrique Mercado, quien tenía una sección que se llamaba Mundo Empresarial y yo hacía comentarios. En 1995, fue el año de la crisis  trabajaba en Excelsior y me mandó llamar  David Cordero para la sección de finanzas y economía de un nuevo programa en Radio Fórmula, llamado Las cuentas claras. Desde el principio me apoderé de éste porque ellos no tenían un plan y al final me quedé como conductora. Luego llegó la emisión Fórmula Financiera, con la cual ya casi cumplimos 15 años.

¿Qué te gusta más, radio, tele o escribir?

Son diferentes. La radio es lo inmediato, te mantiene muy alerta y te genera una gran adrenalina. La columna es el espacio para opinar, tengo más tiempo y  me gusta mucho escribir, me complementa.  La televisión es la imagen, el reto de ser lo más ameno posible, la pantalla te impone. Eres más auténtico en la radio que en Tv.

Se dice que te encanta la adrenalina…

Eso te genera el periodismo, la vives a diario, pues tienes que estar pendiente de todo, las finanzas, los cambios de gobierno y en general todo lo que mi  implica. Lo que más me gusta son los viajes, conocer gente, idiomas, aunque sea por unas horas, situaciones que también me generan adrenalina.

¿Cúal es la noticia más difícil que te ha tocado dar?

Comentar la muerte de Juan Camilo Mouriño, la noticia se confirmó pocos minutos antes de que yo entrara al aire, lo conocía y fue muy doloroso. En general dar noticias de muertes.

¿Cuál es la noticia que te gustaría dar? 

La aprobación de algunas reformas estructurales, cualquier medida de apertura hacia las mujeres. Quisiera ver más avances en las mujeres en el sector empresarial, un avance equitativo a nivel género.

¿Crees que Josefina tiene posibilidades?

Creo que sí, no se si este país esté preparado para tener una mujer presidenta, pero sin duda me gustaría que hubiera mujeres en papeles más relevantes. 

¿Cúales son los pilares de tu vida?

Mi hija, sin lugar a dudas, soy madre soltera, orgullosamente; mi vida gira alrededor de ella. Además me gustaría escribir una novela que divirtiera, porque siempre estoy en el “acelere” y aprender a bailar bien.