Ver ediciones digitales
Comparte
Compartir

Mujer Ejecutiva

Adriana Rivera, al frente de los negocios

Por: Colaborador 23 Mar 2012

negocios, american express, tarjetas, liderazgo, asuntos corporativos, comunicación, responsabilidad, muer ejecutiva

Su ocupación en la vicepresidencia de Asuntos Corporativos y Comunicación de American Express para México y América Latina la hace brillar por su liderazgo.


Adriana Rivera,  al frente de los negocios
PUBLICIDAD

negocios, american express, tarjetas, liderazgo, asuntos corporativos, comunicación, responsabilidad, muer ejecutiva

Su ocupación en la vicepresidencia de Asuntos Corporativos y Comunicación de American Express para México y América Latina la hace brillar por su liderazgo.

negocios, american express, tarjetas, liderazgo, asuntos corporativos, comunicación, responsabilidad, muer ejecutiva

Su ocupación en la vicepresidencia de Asuntos Corporativos y Comunicación de American Express para México y América Latina la hace brillar por su liderazgo.

ALEJANDRO GUILLÉN*

Actualmente está a cargo de una de las áreas más importantes de una de las compañías más importantes y antiguas en México, donde libera su potencial todos los días, no sólo a través de su trabajo, también como madre de un pequeño de cuatro años  

¿Cómo llegaste a  American Express?

En realidad por casualidad, poco tiempo después de salir de la universidad. En marzo de 1995 me nombraron gerente y después de cuatro años me asignaron el puesto de directora. Fue hasta 2007 (año en que nació mi hijo) en el que me nombraron responsable de toda la región de América Latina. Hoy me enorgullezco de trabajar en una empresa que cree en la mujer y que es flexible con mi tiempo y permite desarrollarme.

¿Qué retos se enfrentan en tu puesto?

El compromiso de la renovación. La apuesta de American Express es desarrollarse y reinventarse constantemente, hoy tenemos 162 años de historia (dos más que en México) y buscamos formas para asegurar otro ciclo igual de existencia. Desde 2008 iniciamos nuevos esfuerzos globales de comunicación para mantener la reputación de la compañía, de ahí surgió “Libera tu potencial”.

¿Por qué hacer una campaña como ésta?

En los últimos cuatro años hemos tenido actividades de reputación y de branding global. Con ésta logramos hablar a nuestros clientes en un sentido más humano y qué mejor si te muestras incondicional en un modo 24/7. Éste ha sido nuestro eje: “cómo estamos ahí para los clientes”.

¿Esa renovación también llega a tu papel como mamá?

Por supuesto. Lo importante para mí es saber cómo reinventarme y ello me ayuda con la responsabilidad de tener un hijo. Sin duda, estoy al 100% y muy feliz en mi rol de mamá.

¿Cuáles son los valores que hoy destaca la empresa?

En esta compañía buscamos compartir nuestra experiencia de ser dueños del servicio. Ahora optamos por encontrar nuevas formas de hablar con la gente, sin perder de vista que queremos buscar las reglas del futuro en los sistemas financieros. Seguridad, servicio, seriedad, integridad e interés por el cliente, son valores que comunicamos y que personalmente yo comparto.

¿Qué importancia tiene México para American Express?

El mercado nacional es muy importante para la compañía nivel internacional. Hoy contamos con una cartera de productos que se complementan y adaptan a las exigencias de nuestros clientes; en cada país de América Latina se mantienen, en general, los mismos servicios financieros, aunque con diferentes esquemas. Somos el principal emisor de tarjetas en el mundo, con programas de lealtad y recompensas que nos distinguen ya desde hace tiempo.

¿Cuál es la mejor parte de tu trabajo?  

A mí me encanta la relación humana. Me fascina desarrollar mis habilidades de interacción, además, la experiencia de tener la responsabilidad de equipo me ha hecho crecer como persona y como mujer. Siempre me mantengo en comunicación en todos los niveles, incluso conmigo misma.

¿Quién ha sido tu ejemplo a seguir?

Mis papás han sido las personas que me han dado la guía para amar lo que hago; mi mamá, en especial, con su capacidad de entablar relaciones humanas. Ahora que tengo un hijo han sido un gran apoyo, de mí sólo esperan lo mejor.