Inge Ploenning persigue la calidad de Harmon Hall

0

inge ploenning, harmon hall, seguimiento, calidad, cualitativos, recursos humanos, corporativo, mundo ejecutivo, mujer ejecutiva

Como subdirectora de control de calidad del instituto está encargada de documentar las políticas y procedimientos para que la empresa funcione a la perfección en términos cualitativos

inge ploenning, harmon hall, seguimiento, calidad, cualitativos, recursos humanos, corporativo, mundo ejecutivo, mujer ejecutiva

Como subdirectora de control de calidad del instituto está encargada de documentar las políticas y procedimientos para que la empresa funcione a la perfección en términos cualitativos

VALENTINA GONZÁLEZ YÁÑEZ*

Inge Ploenning, subdirectora de control de calidad en Harmon Hall, tiene bajo su responsabilidad el área de atención al cliente, donde atiende quejas y da seguimiento para asegurarse de que los alumnos estén contentos con el instituto.  

Su historia en esta empresa se remonta siete años atrás cuando estuvo encargada de reestructurar el modelo educativo que llevaba la escuela; como consultora externa hizo actualizaciones que derivaron en adoptar un material didáctico avalado por la Universidad de Cambridge.

Al ver el éxito del cambio, decidieron crear la subdirección de aseguramiento de calidad, la cual es la responsable de la implementación y adopción de una estructura operativa que considera a todas las áreas del corporativo. “La inicitiva fue extender el sistema de calidad que inició como un proyecto exclusivo del área académica, para llevarlo a toda la organización, desde mercadotecnia e involucrar a las demás áreas que son clave para la compañía”, comentó.

Asimismo, Inge aseguró que este sistema ha coadyuvado en la administración de recursos humanos, ya que la gente está más enfocada en su trabajo y es más profesional, “Estamos enfocados en el trabajo en equipo porque si las áreas no están coordinadas no vamos a llegar a la meta de perfeccionar procesos y que todo marche en orden”.

Antes de implementar el sistema de calidad que daría valor agregado ante su competencia, se enfrentó a ser una trabajadora externa en una empresa familiar que era “muy cerrada”, pero que le ayudó a darse cuenta de la importancia de adecuarse a las necesidades de una empresa, sin llegar con una “varita mágica” a solucionar los problemas.

Sin embargo, su reto más importante ha sido sensibilizar a la gente y redireccionar las funciones para que las 102 escuelas funcionen de forma correcta, además de coordinar  todas las áreas del corporativo.

Inge es casada y admira mucho a las mujeres que tienen hijos. Para no descuidar su vida familiar asegura que recibe el apoyo incondicional de su esposo, así como el del director de la empresa, quien procura la promoción de hábitos sanos de trabajo y acercamiento familiar.

*Mujer Ejecutiva