Rol femenino, pieza clave en seguridad privada

0

La participación de las mujeres en el sector ha crecido despacio, pero a buen ritmo; en la actualidad hay ejemplos sobresalientes

La participación de las mujeres en el sector ha crecido despacio, pero a buen ritmo; en la actualidad hay ejemplos sobresalientes

ALEJANDRO DESFASSIAUX*

El papel de la mujer es clave en situaciones importantes de la vida. La toma tajante de decisiones, la responsabilidad y la diplomacia son características propias de una mujer profesionista. En nuestro país, en el 2011, las mujeres formaron parte, aproximadamente, del 42.5% de la población económicamente activa. En el caso del sector de la seguridad privada, la participación de la mujer ha crecido despacio, pero de una forma cualitativa, más que cuantitativa, ya que en este campo no se hacen distinciones de género.

En nuestro caso, en nuestras filas contamos con elementos notables que comenzaron su carrera como guardias en el nivel básico y que ahora, después de una preparación, capacitación y certificación idéntica a la de los hombres, dirigen su propio equipo. A nivel nacional, el 9% del personal operativo corresponde a mujeres. De los jefes de servicio, el 6% compete al sector femenino y de los jefes de turno, el 9%. Así mismo en nuestro cuerpo élite de seguridad, el 7%, está constituido orgullosamente por mujeres, que han demostrado una perseverancia y un esfuerzo constante por llegar a este nivel, que es el máximo dentro de la capacitación interna en guardias.

A continuación, les comparto la semblanza de dos de nuestras mejores guardias:

  • La SubComandante Inés, actual Gerente Ejecutivo en una plaza del norte del país. Después de 3 años, logró la posición que deseaba. Con satisfacción, comenta que llegó a esta empresa por azar de la vida, pero que lo agradece de gran forma, ya que después de buscar empleo por más de 6 meses, encontró esta oportunidad a la que sus familiares se opusieron por los riesgos que representa, pero su necesidad de ingresos, de superarse, la motivaron a seguir. Hoy, su familia la apoya con más fuerza que el primer día mientras ella continúa con esas ganas de superarse ya que le gusta mucho su trabajo porque está lleno de retos que le permiten seguir desarrollándose laboral y económicamente. Ha aprendido de la disciplina y a relacionarse con la gente. A obedecer y a dirigir. A sus 28 años, ha logrado el reto de poder crecer siendo mujer, ya que al principio se enfrentó con muchos comentarios en contra de compañeros del ramo, un poco machistas, pero ahora tiene su respeto. Desea seguir estudiando y crecer más dentro de la empresa. Como a lo largo del entrenamiento no se hace ninguna distinción entre hombre o mujer, hoy, que ella tiene a su cargo el equipo operativo de una importante ciudad, no realiza ninguna distinción tampoco. Las labores y la capacitación son iguales. Finalmente, considera que la SubComandante no se pelea con la mujer, ya que sólo es la cáscara profesional que le permite operar sin perder su feminidad.
  • La Oficial HDS Miriam, de la región de El Bajío, desde niña tuvo el interés por la seguridad privada, ya que su papá fue Jefe de Seguridad y sin saberlo, cada vez que compartía sus experiencias, su hija fue adquiriendo el gusto y el respeto por este campo. Hoy, a sus 32 años, con 4 años dentro de la empresa y 2 años de continua capacitación, es Oficial HDS del Grupo de Comodines Elite, algo que la llena de orgullo y de motivación, ya que ella considera que si tuviera que describirse con un sinónimo sería “dedicación” y éste es uno de los resultados. Es mamá de tres niñas, la mayor de 14 años, que entienden su trabajo. Su mamá la apoya en su cuidado y procura no desatenderlas, ya que es jefe de casa, pero tampoco le gustaría cambiar de trabajo, ya que lo disfruta mucho, aunque el tiempo la absorbe, pero trata de organizarse lo mejor posible. Ella considera que el orden y la disciplina también la han ayudado en su vida personal. La preparación que recibe se la lleva a su casa y le sirve en su vida diaria, a saber qué quiere, a tener carácter más firme, en el respeto a sí misma y a que otros la respeten. Recomienda a las mujeres que desean trabajar en seguridad privada a que lo intenten ya que es un reto diario del que se aprende mucho. No lo considera difícil. Simplemente enfatiza que es cuestión de disciplina y gusto.

 *Mujer Ejecutiva