¿Mamá después de los 35 años?

0

maternidad, fecundidad, mundo ejecutivo, mujer ejecutiva, inegi, mujeres, neonatal, ácido fólico, tratamiento, embarazo, alto riesgo, gestación, prevención

Retardar el embarazo es una decisión que se ve cada más en mujeres de todo el mundo, en México las mujeres mayores de 40 años sólo aportan 2.1% de los nacimientos registrados, según el Inegi

maternidad, fecundidad, mundo ejecutivo, mujer ejecutiva, inegi, mujeres, neonatal, ácido fólico, tratamiento, embarazo, alto riesgo, gestación, prevención

Retardar el embarazo es una decisión que se ve cada más en mujeres de todo el mundo, en México las mujeres mayores de 40 años sólo aportan 2.1% de los nacimientos registrados, según el Inegi

LUCÍA LEGORRETA

Desde un punto de vista médico, se define como “maternidad tardía” a quienes conciben su primer embarazo con 35 años o más, en zonas geográficas determinadas. En México, la fecundidad por grupos de edad muestra que de 1976 a 2010, el máximo de la tasa de fecundidad corresponde a las mujeres con un rango de entre 20 y 24 años. 

A partir de los 35 años la fecundidad empieza a disminuir de manera significativa y las mujeres mayores de 40 años sólo aportan 2.1% de los nacimientos registrados (Inegi, 2011).

Llama la atención que esto no sucede en otros países como Chile con 16% de embarazos tardíos; Estados Unidos que durante 2001 registró un aumento de 70% de embarazos en mujeres mayores de 40 años.

¿Qué razones influyen para la postergación del embarazo? Son diversas las variables: desde finalizar sus estudios, hasta lograr una situación laboral estable; desde contar con un cierto capital de experiencia profesional hasta disfrutar de un tiempo para su realización personal; desde consolidar una situación económica estable hasta la influencia de su medio social y cultural.

Es importante mencionar que la postergación de la maternidad no sólo responde a los patrones de desarrollo económico o educativo que amplían los roles sociales femeninos, también a las políticas públicas del  país. Prueba de esto son Suecia, Finlandia y Dinamarca que muestran la compatibilidad sincronizada de las mujeres en el área laboral y familiar, sin necesidad de postergar la maternidad debido a las políticas públicas en apoyo a la maternidad y la familia.    

Esto demuestra que en los países en que la igualdad de la mujer está reconocida y su autonomía garantizada, no tiene por qué ser un conflicto ser madre y profesionista.

¿Y los riesgos?

En nuestro país, las tasas de mortalidad materna por edad son considerablemente más altas desde los 30 años y llegan a incrementarse en más de 100% a partir de los 35 años (INEGI, Estadísticas de defunciones 2009).

Desde una perspectiva médica, el embarazo a partir de esta edad se concibe como una gestación de alto riesgo y más aún en las mujeres que se embarazan por primera vez.

Sin embargo, es importante establecer que las circunstancias en las que se desarrolle el embarazo y por lo tanto la salud de la madre y de su hijo, son situaciones particulares que dependen tanto de cuidados y prevención de enfermedades por parte de la madre.  

Los problemas de salud relacionados con el embarazo tardío pueden ser evitados con algunas medidas:

–    Contar con control prenatal desde el momento en que se planifica el embarazo, durante y después del mismo.-    Tomar ácido fólico, así como suplementos alimenticios bajo supervisión médica.-    Llevar una dieta balanceada sin exceso de grasas, sal y azúcares, así como practicar ejercicios ligeros. No subir de peso más de 1.5 kilos al mes, para  evitar diabetes gestacional.-    Al recién nacido se le deberá realizar lo antes posible las pruebas del tamiz neonatal para cualquier tratamiento oportuno.

Si has decidido ser madre después de los 35 años o conoces a alguien que quiera serlo, es muy importante estar informada y asumir plenamente esta responsabilidad.