Evita resolver problemas a tus hijos

0

Es indispensable que enseñes a tus pequeños a sortear las situaciones difíciles por ellos mismos

Es indispensable que enseñes a tus pequeños a sortear las situaciones difíciles por ellos mismos

LIZETTE ZAVALA*

¡Te cuento hasta tres, Juanito!… 1, ¡ya te dije, no me hagas castigarte!; 2, ¡Juanito, tu mamá se está enojando mucho!, ¿eh?; 3, ¡ahora sí me voy a parar y te voy a regañar muy fuerte, aunque me va a doler más a mí que a ti!

Por supuesto, mientras todo este monólogo transcurre, a Juanito le da lo mismo el berrinche que está haciendo su mamá porque sabe que no va a pasar nada. Salvo, quizás que se levante y le diga algo como: “Por favor, hijo, ya te dije que eso no se hace. ¿Por qué no me obedeces?”. Y, Juanito, por supuesto se salió con la suya.

Como esta escena, también es posible encontrar mamás que sienten la obligación de estar siempre ahí para ayudar a sus hijos: si no pueden escalar un juego o resolver un rompecabezas, ellas están ahí para hacerlo por sus angelitos. ¡Gran error! Los padres tenemos una labor importante de enseñar al niño cómo se deben afrontar estas situaciones para llevarlo de la mejor forma posible. Pero resolver los problemas por ellos, definitivamente no es la solución.

Hace poco platicaba con varias amigas mamás lo común que es ver situaciones como la anterior, incluso, que algunas de nosotras hemos caído más de una vez en alguna cosa similar. Y sí, hay muchas cosas que no sabemos los padres, pero lo cierto es que en la mayoría de los casos lo que nos mueve es el inmenso amor que sentimos por los hijos. Pero cuidado, ese amor, sin el uso de la razón, puede causarnos problemas.

Hay padres que se empequeñecen cuando su hijo hace un berrinche. Se ponen nerviosos y no saben cómo reaccionar. Por eso tenemos la responsabilidad de capacitarnos, igual que hacemos cuando tenemos un nuevo reto en el trabajo, también debemos documentarnos y reflexionar para actuar de la forma más adecuada, si creemos que nuestros hijos tienen comportamientos de este tipo, o si los estamos alentando. Los niños no pueden ganar siempre, así no es el mundo.

La capacidad de enfrentar la adversidad se llama “resilencia” y, de acuerdo con los expertos, es una habilidad que se puede desarrollar.

Todas las mamás queremos tener hijos felices y preparados para la vida, pero a veces, en nuestro constante afán de cuidarlos, perdemos de vista que podríamos lograr un resultado equivocado que derive en hijos inseguros que no son capaces de obtener por sí mismos las herramientas suficientes para lograr sus metas. Por eso, la próxima vez que tu hijo haga un berrinche o trate de solucionar un problema con mucho trabajo, antes de actuar, piensa dos veces lo que harás.

Ayúdalos a enfrentar la adversidad

1. Enseñar a nuestros hijos a establecer relaciones en sus diferentes interacciones sociales.

2. Motívalo a que ayude a otros para que sepa que él siempre podrá hacer algo por los demás y desarrollar su solidaridad.

3. Que tenga rutinas, sobre todo en los niños pequeños es reconfortante.

4. Tomar descansos para motivar su creatividad y alejarlo del estrés que puede representar tener una agenda llena de actividades y responsabilidades.

5. Enseñarlo a cuidarse a sí mismo, predica con el ejemplo.

6.Que se fije metas razonables para que aprenda a dar un paso a la vez y a luchar por alcanzarlas.

7. Alimenta su autoestima.

8. Ayudarlo a ver las cosas en perspectiva para motivar una actitud positiva, aun en momentos dolorosos.

9. Promover espacios para que busque oportunidades para el autodescubrimiento.

10. Que aprenda a aceptar que el cambio es parte de la vida y que, incluso, puede ser muy positivo.

*Mujer Ejecutiva