Evita caer en el Tecnoestrés

El estrés tecnológico genera importantes afectaciones tanto en la salud física como mental, ocasionando dolores de cabeza, cuello, problemas para dormir e incluso ansiedad

El trabajo desde casa y el creciente uso de herramientas tecnológicas ha provocado que muchas personas padezcan estrés tecnológico, también conocido como Tecnoestrés o Síndrome de Fatiga Informativa.

El estrés tecnológico es un trastorno que afecta a las personas que hacen un uso excesivo de las tecnologías de la información y la comunicación (TIC), ya sea para trabajar, estudiar o para el esparcimiento, como son las redes sociales, correo electrónico o las aplicaciones de mensajería, propiciando una dependencia en las personas, hasta el punto de modificar sus hábitos y la forma en la que se relacionan con el mundo.

Dependencia

En este sentido, las personas sienten la necesidad de estar conectados todo el tiempo, además, las constantes actualizaciones y novedades tecnológicas provoca que no se sientan preparadas para manejarlas, ocasionando que se frustren y aumentando el estrés tecnológico.

Principales Síntomas

El estrés tecnológico genera importantes afectaciones tanto en la salud física como mental de las personas, como las que se señalan a continuación:

  • Falta de concentración. Las tecnologías contribuyen a realizar varias actividades al mismo tiempo, ocasionando que las personas tengan problemas para concentrarse en cada una de las tareas.
  • Dolor de cabeza y cuello. Al permanecer durante varias horas frente a la computadora, puede provocar una mala posición y desencadenar dolores de cabeza, hombros, espalda y cuello, afectando el bienestar físico de las personas.
  • Problemas para conciliar el sueño. La dependencia tecnológica y permanecer conectado durante la noche o la madrugada, restan horas de sueño y causan que las personas no duerman el tiempo suficiente, y durante el día siguiente estarán cansados.
  • Ansiedad. Al tener que utilizar herramientas digitales con las que se está poco familiarizado o se tienen poco conocimiento sobre su uso, puede generar frustración, tensión y ansiedad.
  • Apartarse de la realidad. Estar conectado con el mundo virtual durante largos periodos, puede provocar que las personas se aparten del mundo real y dejen de socializar personalmente con familiares o amigos, e incluso pueden llegar a perder la capacidad de relacionarse con nuevas personas

Finalmente, para reducir o evitar el estrés tecnológico, es importante modificar los hábitos y tratar de conectarse lo menos posible. Además, es importante realizar alguna actividad física ya sea en familia o de manera individual y establecer horarios para comer, descansar y dormir, y tratar de respetarlos.

Visit Us On FacebookVisit Us On TwitterVisit Us On InstagramVisit Us On LinkedinVisit Us On Youtube