Analítica de datos, el futuro de la logística

La digitalización y la información inteligente son elementos clave para implementar estrategias de alto impacto que beneficien a las empresas y a los usuarios

De acuerdo con la International Data Corporation (IDC) durante el 2021 los ingresos del mercado de Inteligencia Artificial incrementarán un 16.4%, se estima que alcanzará un valor de 327 mil 500 millones de dólares. Además, se estima que en 2025 la compra de software, hardware y servicios de Inteligencia Artificial (IA) tendrá un impacto en crecimiento con una tasa interanual del 17.5%, superando la cantidad de los 550 mil  millones.

Ante este contexto, la digitalización y la información inteligente se convirtieron en elementos clave para la implementación de estrategias efectivas con gran impacto en poco tiempo. Sin bien, todas las industrias se vieron en la necesidad de apostar por la transformación digital, y la industria logística no fue la excepción, mediante las nuevas tecnologías le permitió monitorear el trayecto de las mercancías, con la finalidad de supervisar los tiempos de entrega y demanda de cada producto.

No se puede retrasar lo digital

De acuerdo con Rubén Imán, CEO en ONEST Logistics:

“Nos encontramos ante una nueva oportunidad para optimizar recursos, a cortar ciclos en los procesos, reducir costos y asimismo mejorar la oferta de productos y servicios en general. Esto se logrará a través de nuevas tecnologías, como el internet de las cosas (IoT), Redes Sociales, Cloud, Blockchain, Big Data, Robots, Impresión 3D, Tecnología Móvil, Simuladores y Realidad Aumentada”.

La conectividad puede mejorar los datos en la productividad de las personas, número de montacargas y herramientas de usos. Dentro de la industria logística, las nuevas tecnologías permiten tener un mejor manejo de control en el stock, en la asignación de almacenes, tamaño de inventarios y la agilización de recorridos, que permita obtener información inteligente mediante datos.

El especialista señala que con la implementación de nuevas tecnologías se pueden realizar ajustes de rutas en el transporte y los flujos de distribución, gestionar rutas de transporte más rápidas utilizando las vías que están despejadas o corredores seguros con el fin de reducir los costos que esto conlleva, aspectos que beneficiarían a la industria logística desde el primer momento.