Redes sociales
Suscríbete al Newsletter
Redes sociales

Más cerca el panel sobre el maíz

Por: El Consejero 14 febrero 2023
Compartir
Más cerca el panel sobre el maíz

Ahora se ve más cerca un panel sobre el maíz transgénico que el energético bajo el amparo del T-MEC… y todavía no se descarta el segundo.

Este lunes, en edición vespertina, se publicó en el Diario Oficial de la Federación el decreto por el que se establecen diversas acciones en materia de glifosato y maíz genéticamente modificado, precisando que se permitirá para alimentación animal y para uso industrial de alimentación humana, sustituyéndolo gradualmente, bajo la autorización de la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) y da de plazo al 30 de marzo de 2024.

El nuevo decreto no sustituye, pero viene a aclarar aquel otro de diciembre de 2020, en el cual supuestamente se establecían las acciones para sustituir gradualmente el glifostato en los agroquímicos y que fijaba el 31 de enero de 2024 como fecha límite para su sustitución total. En su artículo sexto, ordenaba la sustitución total del maíz con glifostato y del grano genéticamente modificado, sin mayor especificidad ni excepción.

Aquel decreto generó preocupaciones entre los productores de maíz estadounidenses, por lo que se elevaron peticiones a la Oficina del Representante Comercial de Estados Unidos (USTR), a cargo de Katherine Tai, para solicitar un periodo de consultas con México en el marco del T-MEC por la prohibición de importar maíz transgénico a partir de 2024.

Este video te puede interesar

Desafortunadamente, apenas pasó un día y el secretario de Agricultura de Estados Unidos, Tom Vilsack, se manifestó decepcionado por el nuevo decreto, al seguir ausente el sustento científico para tomar las medidas que se adoptan.

Viendo lo publicado, es evidente que el gobierno de México sigue sin contar con bases científicas para la prohibición, ni consideró su impacto en la economía nacional, y menos implementó las medidas para sustituir importaciones de maíz transgénico, por lo que queda un año para hacer lo que no se hizo en los últimos dos.

Ahora se ve más cerca un panel sobre el maíz transgénico que el energético bajo el amparo del T-MEC… y todavía no se descarta el segundo.

Ovnis y la seguridad del espacio aéreo

García Luna, el dinero para las campañas y Gabriel Regino

El ex secretario de Seguridad Pública de Felipe Calderón no puede estar en peor situación, pues ha quedado evidenciada la red de protección que operó el policía a favor de diversos grupos delincuenciales.

Millones y millones de dólares que alcanzaban para sobornar tanto a García Luna y sus secuaces, entre los que se encontraban funcionarios locales, periodistas y otros más.

La estrategia de su equipo de abogados podría haber tenido algún tipo de éxito hasta ahora; sin embargo, las declaraciones de Jesús Reynaldo Zambada, conocido como el “Rey”, cuando García Luna era director de la Agencia Federal de Investigación (AFI), contando con testigos de las “transacciones”, así como con grabaciones de conversaciones con Arturo Beltrán Leyva, lo dejan en la indefensión.

Hoy, lo de menos es la situación de Don Genaro, si no de quienes estuvieron involucrados en esas trapacerías, pues de todos es conocido que las campañas políticas están infestadas de dinero de dudosa procedencia, lo cual eleva las alertas y prende los reflectores del Instituto Nacional Electoral, para las próximas contiendas.

En el mismo juicio ya salieron los nombres de Felipe Calderón, de Andrés Manuel López y de Marcelo Ebrard, a través de la acusación sobre Gabriel Regino, funcionario durante la administración de los dos últimos y quien, por cierto, se encuentra defendiendo a los acusados por el desplome de la Línea 12 del Metro CDMX, el mismo que critica fuertemente las corruptelas en los juzgados y otras autoridades durante sus intervenciones mañaneras en la radio.

Un país más dividido en el nombre de la Constitución

Informalidad laboral+Inflación= Aumento de la pobreza

Muy pobre será el legado que deje el presidente Andrés Manuel López Obrador una vez que, finalizado su periodo, se vaya a su rancho en Palenque.

En el ámbito social, más allá de los programas clientelares, que hay que decirlo sí están ayudando a la población a sufragar gastos tan básicos como la alimentación, los avances en materia laboral son muy pocos, pese a las cifras alegres que se nos presentan desde el Salón Tesorería de Palacio Nacional.

Un estudio de la iniciativa Acción Ciudadana Frente a la Pobreza reveló que en nuestro país únicamente dos de cada diez personas con un empleo formal tienen un salario digno, teniendo como referencia ingresos mensuales de 20 mil pesos o más y tomando como fuente los datos del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) al corte de enero.

Contra esto, a cuatro de cada diez (39%) no le alcanza ni para comprar dos canastas básicas, con lo que su calidad de vida va mermando y su esperanza de salir de la pobreza se aleja día con día.

Ciertamente, el incremento en el salario mínimo ha tenido un impacto favorable en ese sector, pero apenas ha sido suficiente para ir paliando los efectos de la inflación.

El problema principal radica, en que la gran mayoría de los mexicanos, y hablamos del 55.6% de la población, cuenta con trabajos de carácter informal, en donde el salario mínimo no tiene un mayor efecto, sin seguridad social básica, y en muchos casos sin vacaciones, lo que los coloca en una situación de vulnerabilidad laboral, sin posibilidades de enfrentar una elevada inflación que ya alcanza 7.9%, pero que de acuerdo al presidente, quien tiene garantizadas sus tres comidas diarias a costas del erario, no es para alarmarse.

En estados como Oaxaca, Guerrero y Chiapas la tasa de informalidad ronda el 80% de acuerdo al Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi); no es casual que se encuentren entre las entidades donde la pobreza extrema ha asentado sus reales.

Es en estas zonas marginales en donde más ha pegado la escalada de precios. De acuerdo al propio INEGI, la inflación en las familias que perciben hasta un salario mínimo aumentó 9.67%; detrás de ellos, los que reciben entre uno y tres salarios mínimos alcanzaron un 8.94% anual.

Las familias más prósperas fueron las que menos impacto recibieron al registrar 7.41 de tasa anual, lo que hace que la brecha entre pobres y ricos, lejos de haberse reducido en la actual administración, se haya ido ensanchando más y más.

Pese a las difíciles condiciones, un sondeo realizado por la plataforma OCC Mundial, la bolsa de empleo más importante de México, revela que hay optimismo entre los trabajadores, ya que nueve de cada diez confían en que sus oportunidades laborales mejoren este año.

Los encuestados esperarían de las autoridades gubernamentales la generación de empleos de calidad, el impulsar aumentos salariales y el promover mejores prestaciones a las que hoy les garantiza la Ley.

Síguenos en Google Noticias para mantenerte enterado

Descargable

No te pierdas nuestro especial: Claudia Contreras, una mujer tenaz y con liderazgo

Descarga gratis

Notas relacionadas