Comer será una experiencia segura e inolvidable

0

Para Jacobo Jafif, del restaurante Villa Azur el foco debe estar en garantizar la seguridad de sus comensales

Poco a poco, los consumidores han decidido salir a las calles para adentrarse a la nueva normalidad. Sin embargo, esto supone un reto para el sector restaurantero, pues debe compaginar la seguridad del personal y de los comensales, así como garantizar una buena experiencia a quienes deciden salir.

Para Jacobo Jafif, dueño del restaurante Villa Azur, el foco de los lugares después de la pandemia de Covid-19, debe estar en volver a ganarse a los consumidores y convencerlos de regresar a sus locales, frente a un sector muy afectado.

“Yo creo que es el reto más importante al que se enfrenta la industria, no nada más el sector restaurantero, sino toda la industria: regresar la confianza de la gente”, comentó en entrevista.

Sin embargo, Jafif señaló que el caso de Villa Azur es muy particular, pues tiene un concepto de restaurante que se convierte en fiesta y debido a las medidas sanitarias establecidas por el gobierno de la Ciudad de México, hay reglas que deben acatarse.

“Es un poco complicado porque tienes la parte de restaurante donde sí irá la gente, tienes la sana distancia, estamos metiendo dos metros entre mesa y mesa, un 40% de la capacidad. Vamos a ir creciendo poco a poco, pero tenemos el reto donde viene la vida nocturna, donde no es un antro, donde la gente no está pegada sino está cenando y tienes ambiente en la noche. Eso es lo que nos ha caracterizado, entonces decidimos tomar un rumbo diferente”, subrayó.

No escatimar en precauciones

En ese sentido, aseguró que buscarán apostarle a la parte del entretenimiento para ofrecerle a los clientes una opción para relajarse; para ello, los usuarios podrán disfrutar de un show mientras cenan. Aunque otros restaurantes decidieron abrir, Jafif mencionó que tienen planeada la reapertura para el 1 de agosto y prevén claras medidas sanitarias para garantizar la seguridad del personal y los clientes.

Desde estaciones con gel antibacterial, áreas de desinfección para comensales hasta uso de cubrebocas, careta y guantes en el personal, pruebas semanales y toma de temperatura diaria, el dueño de Villa Azur también afirmó que implementaron un sistema de extracción y salida de aire dentro del restaurante.

“Tenemos que apostarle a la gente, apostarle a nuestros clientes y decirles que comprueben por ellos mismos que no pasa nada si vienen a comer, que no se van a contagiar, darles la confianza de que están seguros; pero, va a ser un camino muy largo”, concluyó.

►TE PUEDE INTERESAR►COMUNICACIÓN, ESENCIAL EN LA INCERTIDUMBRE