Comunicación, esencial en la incertidumbre

0

La reactivación económica depende de la creación de un círculo virtuoso, en donde todos ganen, comentó Johnny Abraham, socio e inversionista de varios restaurantes y bares

El cierre de negocios tras la declaratoria de emergencia a causa del coronavirus, trajo consigo una serie de afectaciones en todos los sectores de la sociedad. Las reuniones cada vez fueron menos, hasta cancelarse por completo, y con ello, la convivencia en los distintos lugares de esparcimiento. Restaurantes y clubes de todo el país tuvieron una pausa.

Tras cuatro meses del paro de actividades, la industria restaurantera, por lo menos en la Ciudad de México, reabrió sus puertas en la segunda semana del mes de julio, con ciertas restricciones; pero los encuentros, poco a poco, están tomando su cauce.

Conversamos con Johnny Abraham, socio e inversionista de varios restaurantes y bares con presencia nacional, sobre cuáles son los principales retos a los que se enfrenta el gremio restaurantero en estos días en los que se comienza a reactivar la economía.

“Es muy importante que quienes tenemos negocios nos sumemos, con el propósito de ver qué podemos hacer para salir adelante ante esta situación inédita”
Johnny Abraham, socio e inversionista de varios restaurantes y bares

En principio, el empresario comentó que es importante transmitirle al comensal que en los lugares existen todas las medidas de seguridad sanitaria, para que, a partir de ello, se atrevan a salir y de esa manera, cuidar los negocios, que a su vez, están relacionados con centenares de familias que dependen económicamente de ellos.

Este mensaje, ha hecho que las personas recuperen la confianza de salir, de relacionarse con otros. En el caso del restaurante Carajillo, recién se abrió una sucursal en Masaryk, Polanco; donde, pese a que no pudo inaugurarse en forma, los comensales se han dado la oportunidad de conocer el concepto, de probar los sabores del lugar, aunado a que el ambiente es envolvente, sin descuidar las medidas que marcan las instancias de salud.

►TE PUEDE INTERESAR►EL MILAGRO DE LA SOLIDARIDAD A LA MESA

Otro de los retos a los que se ha enfrentado el gremio es la falta de comunicación del gobierno; lo que ha generado cierta incertidumbre en el actuar de restauranteros. Eso por un lado, y por el otro, que no se ha recibido apoyo gubernamental, sino que cada quien se ha hecho responsable de cubrir todas las necesidades con el objetivo de no afectar más al negocio, ni a quienes lo integran.

“Considero que ante la falta de liderazgo por parte de las autoridades, los restauranteros estamos haciendo lo mejor posible y lo realizamos como nos lo dicen. Además, la gente se está dando la oportunidad de salir y reactivar la economía; pero, ya es hora de que haya una comunicación clara”.

Ante este panorama de incertidumbre económica, el empresario recomienda a dueños de restaurantes o bares que analicen la situación de su negocio, que tenga claridad de las consecuencias que les ha dejado la pandemia y ver si es posible o no reabrir.

“La esperanza es lo último que muere; quieres ver tu negocio a flote, brillar y sobre todo tener los ingresos que tenías para mantener el estilo de vida que llevabas, sin embargo, yo creo que eso va a tardar”, por lo que a su parecer, la paciencia será el ingrediente esencial para salir a trote.

Johnny Abraham concluyó la entrevista con una invitación para los comensales, “les pedimos que nos ayuden, no sólo a quienes tenemos nuestros sueños depositados en una marca, sino a los miles y miles de familias que dependen de estos conceptos. Todos los restauranteros estamos ansiosos por recibirlos”.