El milagro de la solidaridad a la mesa

0

México va a salir adelante, dijo en entrevista con Mundo Ejecutivo, Romar Melendez, socio del Comedor de los Milagros

Desde su apertura, el Comedor de los Milagros ha estado siempre lleno, familias, parejas y grupos de amigos se dan cita para celebrar la vida. Hoy, en la reactivación de actividades económicas, luego de la pausa necesaria a causa de la pandemia, es curioso ver que las mesas pensadas para compartir entre grupos numerosos se ocupen por parejas de novios y familias pequeñas.

Se trata de la nueva normalidad. Si bien, ya es posible disfrutar de manera presencial de la gastronomía latinoamericana que ofrece este lugar, aún se deben respetar las normas de sana distancia. Para Romar Melendez, socio del Comedor de los Milagros y creador de los mercados La Mera Obrera se trata de “una experiencia diferente, pero, no por ello, menos disfrutable”.

Este fin de semana, por ejemplo, tuvieron la oportunidad de celebrar un cumpleaños. “Ahí estaban, sentados a la mesa, unos padres de unos 40 años aproximadamente, con su hijo veinteañero y un pastel al centro”. Además de nuestra excelente gastronomía, comenta Romar, los latinoamericanos “gustamos de salir a festejar; así atesoramos momentos y celebramos la salud y la vida. Eso es algo que no va a cambiar”.

Aunque han sido meses complicados, con altibajos económicos y mucha incertidumbre, el equipo de El Comedor de los Milagros está lleno de optimismo, cree en México y piensa que el país va a salir adelante con trabajo y creatividad, comentó el empresario en entrevista para Mundo Ejecutivo.

Y detalló: “es muy conmovedor ver el compromiso de los colaboradores, cocineros, meseros, gente de barra, quienes, no han dudado en mostrar su solidaridad ante la situación por la que estamos atravesando. Dispuestos siempre a trabajar duro y dar el máximo”.

La circunstancia es un reto que se afronta todos los días. La incertidumbre hace lo suyo, genera angustia, “lo peor que te puede pasar como ser humano es no saber qué va a ocurrir y más, si del negocio dependen familias y está en juego el futuro de muchísima gente”, comentó.

Nuestros comensales y colaboradores son lo primero

Romar Melendez, sabe que el sector restaurantero ha sido uno de los más golpeados por las medidas de distanciamiento social dictadas por las autoridades de salud para prevenir los contagios por Covid- 19; no obstante su secreto ha sido mantenerse resiliente y dispuesto a reinventarse.

“He pasado de la desesperación, a la confusión de no tener el camino claro. Sin embargo, también he aprendido que se trata de reinventarse e idear nuevas formas de afrontar la realidad. Teníamos dos opciones: o nos dejábamos ir o le hacíamos frente a esta crisis, de manera conjunta y solidaria”.

Para el joven empresario se trata de resolver “un día a la vez”. En un mundo donde todo se mueve muy rápido es necesario ser práctico, rodearte de gente que no tema proponer soluciones y reaccionar. “Tener un equipo que te ayude a resolver los problemas te abrirá todas las puertas”, dijo.

“A veces perdemos perspectiva, nos concentramos en los problemas y dibujamos un panorama del futuro muy fatalista. Sin embargo, considero que la solución podría ser, ir un día a la vez, valorando poco a poco las circunstancias”.

Finalmente, para Romar Melendez, el enemigo es invisible y llegó para cambiarnos, “de ahora en adelante, nuestra transformación será la única constante”; con medidas de higiene en la preparación de alimentos, limpieza del lugar y precaución en torno al distanciamiento social, el equipo del Comedor de los Milagros, le dice a sus comensales que están preocupados por su salud y que no corren peligro si deciden visitarlos.

►TE PUEDE INTERESAR►UN RESTAURANTE QUE NACE EN LA NUEVA NORMALIDAD