Ver ediciones digitales
Compartir

Openminder

Alternativas para desarrollar ideas

Las empresas necesitan un acompañamiento, más allá que sólo capital Uno de los aspectos que preocupa a quienes buscan iniciar un negocio, más allá de […]


Alternativas para desarrollar ideas
PUBLICIDAD

Las empresas necesitan un acompañamiento, más allá que sólo capital

Uno de los aspectos que preocupa a quienes buscan iniciar un negocio, más allá de sólo tener una idea, que es el punto de partida, es el capital, encontrar figuras que coadyuven en el crecimiento empresarial siempre será un tema que se tiene que abordar con especial relevancia.

En este sentido, el esquema del capital privado surge por la necesidad de tener opciones de  financiamiento distintas a la banca tradicional, cuyos procesos, como es sabido, pueden ser muy largos, por situaciones como la naturaleza misma del negocio o la empresa, o incluso, que el solicitante no cuente con garantías para en determinado momento, liquidar su deudas, puede ser motivo de negativa.

Capitalizando empresas

Roberto Diener, socio director de DMOS Inversores, relató en entrevista para Mundo Ejecutivo que, uno de los antecedentes de la figura del capital privado fueron los esquemas llamados extrabursátiles, que lo que hacían era que grandes tesorerías prestaban dinero a empresas que requerían liquidez pero a su vez, que también la tenían, es decir, el préstamo se le otorgaba a compañías de cierto tamaño.

Actualmente, comentó, debido a la falta de apoyos para empresarios surgen figuras de este tipo, señaló que existan seis distintas: Startups, equity crouwdfunding plataformas de crowdfunding, de crowlending, fondos de capital de riesgo e incubadoras y aceleradoras de proyectos.

Ahora bien, este tipo de financiamiento debe estar acompañado de asesoría, son “fondos de capital de riesgo que se involucran, que le prestan dinero a una empresa, por un determinado tiempo, pero además, aportan experiencia, realmente ayudan a las empresas, me parece que no sólo es dar el crédito”, aseveró.

El reto principal tanto de los inversionistas como de los emprendedores es contar con una buen idea, es plantear un proyecto que tenga sentido, una razón de ser.

“No sólo es un tema de necesito dinero, sino saber por qué lo requiero, para qué lo vas a utilizar, por cuánto tiempo y en qué momento saldrás de la deuda, para eso necesitas una planeación, sin importar el tipo de negocio”.

Finalmente, Roberto Diener comentó que no sólo en México, sino en el mundo, existen ya muchas maneras de invertir, “es una gran alternativa, las grandes empresas podrán seguir buscando financiamientos bursátiles de manera tradicional, pero para las startups es una magnífica manera de conseguir recursos y alguien que se siente con ellos de este lado del escritorio para sacar adelante el proyecto”.

LEE MÁS CONTENIDO
¿QUÉ TEMA TE INTERESA?