Ver ediciones digitales
Compartir

Openminder

Difícil relación entre las mujeres y el Gobierno federal

Por: Omar Aguilar 06 Nov 2020

Uno de los retos de nuestro país para generar desarrollo y lograr la igualdad sustantiva, es la baja participación de las mujeres en la vida […]


Difícil relación entre las mujeres y el Gobierno federal
PUBLICIDAD

Uno de los retos de nuestro país para generar desarrollo y lograr la igualdad sustantiva, es la baja participación de las mujeres en la vida económica

Durante el presente sexenio, encabezado por Andrés Manuel López Obrador, las mujeres han protagonizado una serie de reclamos contra el Gobierno Federal y de la Ciudad de México, ante las diferentes situaciones donde aseguran no encuentran un respaldo por las autoridades locales y nacionales, pues es evidente la falta de apoyos y protección a este grupo de la sociedad que sufre por la falta de seguridad, indolencia, respaldo económico y empatía con el movimiento social.

Es por eso que los reclamos paulatinamente han subido de tono. Primero en las calles y avenidas, luego frente a las sedes de los poderes; y ahora se han abierto paso hasta las conferencias de prensa matutinas, el espacio estelar de la 4T, para exponer su ideología, sus opiniones y posturas. Es así que el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador ha reprochado la violencia del movimiento feminista, en varias ocasiones ha señalado que en esas reivindicaciones hay infiltrados interesados en perjudicar a su Gobierno.

“El movimiento feminista merece todo nuestro respeto, pero no estoy de acuerdo con la violencia. Y, además, hay que tener cuidado con los infiltrados, porque hay mucha gente que está molesta en el país con los cambios que se  están llevando a cabo”, expresó el mandatario desde su tribuna en Palacio Nacional.

El jefe del Estado Mexicano señala que hay muchos intereses conservadores, principalmente del Partido Acción Nacional, detrás de las mujeres para afectar su administración. Cuestionó la transparencia de los grupos feministas pues “se mezclan demandas justas con intereses de grupos e infiltrados. Recurren a la fuerza los que no tienen la razón. No creo en la fuerza bruta, soy pacifista. No tiene que haber violencia y entiendo que exista coraje y también dolor, pero no estoy de acuerdo con esa vía”.

México registró el año pasado 34 mil 608 homicidios dolosos y mil 012 feminicidios, los datos más elevados desde que hay registros, y cada día son asesinadas una media de diez.

Violencia de género

Ante los múltiples reclamos de diferentes colectivos, quienes sufren y obsequian alarmantes cifras, el presidente López Obrador puso de vocera para los grupos feministas a la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero,  quien rechazó que el 2020 sea el año con más feminicidios.

La funcionaria federal minimizó las cifras que dio a conocer el secretariado ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Publica. Y es que en el marco del informe del Grupo Interinstitucional de Estrategias contra las Violencias (GIEV), la ministra en calidad de retiro acotó la contundencia de los datos oficiales en los últimos 8 meses al referir que están apostando a contener el delito a partir de una estrategia de seguridad y de prevención de violencia contra  las mujeres y con ello lograr una tendencia a la baja.

“Yo creo que no es el año de mayor violencia ni de mayor cifra de feminicidios. Del 2014 al 2020 la violencia contra  las mujeres aumentó en un 40%, en este año fue sólo el 5%. Es decir, de venir de una curva ascendente, vertiginosa  en los años previos hoy estamos si no en una meseta estamos en un repunte moderado, o si no básicamente en meseta”, declaró Sánchez Cordero.

Previo a su participación David Pérez Esparza, Titular del Centro Nacional de Información (CNI) del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública reportó los datos sobre la tendencia nacional de feminicidios desde el año 2015 con 411 casos; 2016 con 605; 2017 con 741; 2018 con 892; 938 feminicidios en el 2019 y en lo que va del 2020, la mayoría de los meses en confinamiento, se han registrado 704, faltando más de 120 días para  terminar el año, sin contar cifra negra y la táctica de reclasificarlos para no contabilizarlos como feminicidios.

Participación en la economía

Uno de los principales retos de nuestro país para generar desarrollo y lograr la igualdad sustantiva, es la baja  participación de las mujeres en la vida económica. Sin embargo, las mujeres ocupadas, únicamente el 2.4% es  empleadora, cifra que representa poco más de 500 mil mujeres.

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) calcula que habría un impulso al crecimiento en México si los porcentajes de participación de mujeres en el mercado laboral fueran similares a los de los hombres.

La OCDE también agrega que, si se redujera a la mitad la brecha de género en la participación en la fuerza de trabajo de personas entre 15 y 74 años para 2040, se añadirían potencialmente 0.16 puntos porcentuales a la tasa de crecimiento anual promedio proyectada en el PIB per cápita para el periodo 2013-2040, incrementando la tasa  promedio proyectada a 2.46% anual.

Frías estadísticas

Según lo establecido por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), encabezado por Julio Santaella, en el análisis Mujeres y Hombres en México 2018, se puede identificar lo siguiente: En cuanto al nivel de instrucción de las personas económicamente activas por sexo, el 41.2% de las mujeres cuenta con estudios a nivel medio superior y superior, mientras que la representación de los hombres en el mismo grado de estudios es de un poco más de la tercera parte (35.4%).

Los roles y estereotipos por razón de género han colocado a las mujeres en sectores considerados “tradicionales”,  tales como el comercio (53.7% mujeres y 35.5% (hombres), y servicios (25% mujeres y 14.9% hombres). Respecto al nivel de ingresos, más de la mitad de las mujeres ocupadas, perciben hasta dos salarios mínimos (51.9%) mientras  que en ese rango el porcentaje de ingresos para hombres es de 40.1%. En contraparte, a mayores ingresos la brecha salarial se acentúa en desventaja para las mujeres, siendo 24.6% para mujeres y 35% para hombres en el rango de 2 a 5 salarios mínimos y de 3.5% y 5.1% en más de 5 salarios mínimos.

Debido al desempleo, a las condiciones precarias en las que se emplean las mujeres, a la falta de medidas de flexibilización en el mercado laboral, a la discriminación por embarazo y por otros motivos, y a la falta de oportunidades para el desarrollo de carreras laborales -techos de cristal y pisos pegajosos- resulta para las mujeres una alternativa el autoempleo o desarrollar su propio negocio.

Asimismo, la participación económica de las mujeres está condicionada por factores relacionados al rol socialmente impuesto, como estar a cargo de las actividades domésticas y realizar los trabajos de cuidado.

Apoyos y programas federales

El presidente Andrés Manuel López Obrador siempre ha defendido tácitamente que su Gobierno apoya a las mujeres, sin embargo, el presupuesto federal no ha sido etiquetado como se realizaba para destinar recursos  específicos para el respaldo de este sector de la población.

Es así como el presupuesto federal para 2021 contempla 128 mil millones de pesos para trabajar en la paridad de género y contra la violencia hacia las mujeres. Se trata de un incremento de 20% en términos reales respecto a 2020,  contemplando la inflación.

Eufemia Basilio Morales, analista del Instituto de Investigaciones Económicas de la UNAM, afirmó que suena bien, pero tiene truco: la mitad ese presupuesto para mujeres está dentro de un programa que no es exclusivo para  mujeres.

Y, el colmo, se entregará de manera directa a las personas beneficiarias (subsidio) y no como parte de una política pública. Y no es que los subsidios sean negativos o que las personas adultas mayores no deban recibir una pensión  digna, sino que “muchos de los programas asistencialistas no tienen reglas de operación y no están enfocados en  aminorar las desigualdades de género”.

Como parte de la transversalidad de la perspectiva de género en la elaboración del presupuesto 2021 se consideran acciones que promuevan la igualdad en todas las secretarías de Estado. La bolsa más grande en términos de género se la lleva la Secretaría de Bienestar, con 71 mil 800 millones de pesos (56% del total). Y de ese monto, 59 mil 200  millones de pesos están destinados al programa de Pensión para el Bienestar de Personas Adultas.

La especialista indicó que para pagar los apoyos económicos a las personas adultas, 46% del presupuesto total supuestamente destinado para acciones de género. Agregó que se está sacando del presupuesto los  recursos que son efectivamente dirigidos a las mujeres en México.

Dijo que lo mismo pasaba en el presupuesto de egresos del año pasado, donde ocurría que 7 de cada 10 pesos del  presupuesto designado fueron a programas sociales que no están enfocados solamente a mujeres, tales como Jóvenes Construyendo el Futuro o el Programa de Becas Elisa Acuña. También, el programa Sembrando Vida fue  agregado por primera vez al apartado de género, con más de 8 mil 500 millones de pesos, siendo que 7 de cada 10 beneficiarios de estos programas son hombres”, dijo Basilio Morales, investigadora y doctora en economía de la  UNAM.

LEE MÁS CONTENIDO
¿QUÉ TEMA TE INTERESA?