México, ¿listo para el cloud banking?

0

Bancos empiezan con los primeros pasos de digitalización a la nube

Por: Marcelo Fondacaro, COO de VeriTran

No es un secreto que la industria financiera enfrenta una disrupción nunca vista, impulsada por la incursión de empresas de tecnología financiera que han comenzado a crecer. También de grandes tecnológicas, las cuales aprovechan su penetración para lanzar servicios financieros más accesibles y convenientes para quienes nunca habían tenido opción para bancarizarse.

Ante este panorama, los bancos tradicionales han encontrado en este legado valioso a su enemigo principal al momento de reinventarse. Además, las regulaciones y la resistencia interna, los están deteniendo de lanzarse de lleno a esquemas de cómputo en la nube para potenciar sus servicios.

El cloud computing es un modelo informático que, básicamente, ofrece a los usuarios (sean personas o grandes corporaciones) la posibilidad de tener acceso a su información en cualquier momento y lugar. Esto con sólo contar con una conexión a una red, regularmente, internet.

Para los bancos, las capacidades del cómputo en la nube lo comprenden todo, desde la posibilidad de prestar servicios hasta el almacenamiento de todos sus datos y alojamiento de su infraestructura informática en un entorno que es ágil, escalable, seguro y barato. Todo esto habilitado gracias a una red de servidores administrada por empresas especializadas en proveer servicios de nube.

De acuerdo con un estudio de Accenture publicado en noviembre de 2018, el 43% de los encuestados dijo que sus bancos carecen de una estrategia para la adopción de la nube o sólo han comenzado a implementar prácticas básicas.

En este aspecto, si bien algunos bancos han empezado con los primeros pasos de digitalización hacia la nube, todavía no se han animado a migrar toda su operación a ella o simplemente no saben cómo continuar.

Inteligencia artificial para cloud banking

Tendencias como la inteligencia artificial abren un nuevo horizonte para los bancos que hacen uso del cloud banking en prevención de fraudes. Además en el manejo de riesgos y análisis de datos en cantidades masivas. Esto para entregar mejores servicios y conocer a sus clientes y las tendencias del mercado en un nuevo nivel.

Los bancos en el mundo que se han inclinado por migrar parte de sus operaciones a la nube han visto beneficios en el manejo de datos financieros de gran volumen. Un ecosistema de hardware propio no sólo es costoso de mantener, también es difícil de escalar.

El área de ahorros

Por otro lado, claro, están los ahorros. De acuerdo con información de Amazon Web Services, Australia Financial Group ha ahorrado más de 300 mil dólares anuales en costos operativos de TI desde la implementación de soluciones de nube. Por si eso fuera poco, pueden enfocar también el 60% de sus recursos de TI completamente en la innovación.

Seguridad

La seguridad es otro elemento destacado. Muchos de los detractores de cloud banking argumentan que una nube pública es riesgosa pues el proveedor externo podría tener acceso a la información. Además, los recursos son compartidos. Pero, la realidad es que los datos se mantienen encriptados y cerrados en todo momento. Asimismo, la gran ventaja de un proveedor especializado es que ejecuta controles extenuantes para la detección de intrusiones, sistemas de prevención, de encriptación y de análisis y reparación de riesgos.

Análisis y protección de datos

Por último, tenemos el universo del análisis de datos. La inteligencia de mercado, la inteligencia de servicio y el cruce de variables son utilizados por las empresas con raíces tecnológicas para ofrecer servicios más segmentados, altamente accesibles y cercanos a las necesidades de los usuarios y las condiciones del mercado. Los bancos, con décadas de información almacenada en servidores arcaicos, están perdiendo esta carrera al no optar por soluciones más flexibles.

No obstante, debemos hacer hincapié en que otra de las grandes ventajas de la implementación del cloud banking es la garantía protección de datos que todos los proveedores de nube deben cumplir. Respaldada por las normas internacionales, así como por las regulaciones y legislaciones propias de cada país. Los proveedores dedican recursos significativos (de talento y monetarios) a asegurar que la información de sus clientes esté protegida ante ataques y fallas de cualquier tipo.

A los bancos mexicanos les falta todavía comprender cabalmente el potencial, que se aprecia infinito, del cloud banking. La flexibilidad, el análisis de datos y la velocidad de innovación serán los requisitos mínimos para competir en un plazo de 5 años.