Claves para empezar de nuevo

0

Estábamos tan acostumbrados a la vida que teníamos, que no queremos y no aceptamos que ya cambió

Ferenz Feher
CEO y fundador de Feher Consulting

Los números se elevan, las noticias alarman…, ¿qué tenemos que decir al respecto los empresarios? A mí me gusta pensar que tenemos que empezar de nuevo, pero esta vez desde la experiencia.

Creo fielmente que a pesar de todas las circunstancias y del difícil panorama que se observa, tenemos que seguir trabajando. Ya tuvimos suficiente tiempo para tener miedo y llorar. Ya pasamos por la desesperación, el dolor y todos los momentos difíciles. Ya empezamos a vender en línea, a crear nuevos canales de distribución, a fabricar cubrebocas, a desesperarnos por tantos webinars… Ya basta de todo.

Ahora, ¿qué haremos para el regreso? La escalada supone todavía una duda inmensa. Sin tener a ciencia cierta una estimación correcta y con las cifras un día abajo y al otro incrementando dramáticamente, lo único que resta es seguir y seguir tranquilos.

A estas alturas de la vida, muchos dirán: ¿Cómo quieres que me tranquilice, si llevo tantos meses sin generar un solo centavo?  Ten calma. No te agobies. La situación se pinta negra, los despidos son masivos, las empresas cierran. Pero te recuerdo que nosotros conocemos mejor que nadie los ajustes. El cuento es que estábamos TAN acostumbrados a la vida que teníamos, que no queremos y no aceptamos que ya cambió.

No es mi culpa, no es la tuya, no es la del presidente, no tienen que ver nada los chinos… El momento que vives hoy es retador. No lo dudes. Pero la creatividad que como mexicano has desarrollado durante toda la vida te sacará de todo esto. ¿A poco ya se te olvidó lo que era vivir sin correos electrónicos? ¿Cómo nos comunicábamos antes? ¿Cómo íbamos al cine antes, si no existían ni el internet, ni las apps para comprar boletos vía remota?

¿Cómo vivíamos antes de la Ley Antitabaco?; ¡La gente podía fumar en los aviones, dentro del salón de clases, en espacios cerrados! Así es la vida: a veces cambia para bien, otras para mal. Sea como sea, no debemos permitirnos el caer. Así, a partir de hoy, lo que debes tomar como mantra es “no debo rendirme”. Busca, busca, busca por todos los rincones, platica con tus amigos, cuestiona tus procesos… ¿Qué debes hacer mejor?, ¿qué te gustaría que cambiara?, ¿dónde más puedes empezar una nueva aventura?

Tu capacidad de creación y de reacción es más grande que una pandemia. La situación es compleja, por eso necesitas pensar las cosas desde otra perspectiva. La vida ya cambió, el mundo también. Sin miedo, cambia tú.

¿Cómo empezar de nuevo?

Aquí unos tips:

  1. ¿Qué te hace feliz en la vida? Inicia por esa simple pregunta. Te sorprendería que aún hoy en nuestros días, hay gente que no sabe lo que le hace feliz. También tienes que pensar en ¿Cuál es tu objetivo en la vida? y la tercera pregunta y más contundente ¿Cómo te gustaría ser recordad@? Con esas respuestas puedes darte cuenta de que quizás no es tan bonito lo que haces, o tal vez, necesitas dedicar tus esfuerzos a otros temas.
  2. Analiza el contenido de tu vida. Piensa en ella como si fuera una mochila. Siéntete libre de buscar en ella los recuerdos más inolvidables. Lo que te duele, lo que te enoja, lo que no te produce bienestar, sácalo. Te sorprenderá el alivio de sentir la mochila tan ligera después de todo. Contesta esta pregunta: ¿Lo que siento suma algo positivo a mi vida? si la respuesta es no. Ya sabes qué hacer (sácalo).
  3. Planifica tus pasos. ¿Cambió tu plan de vida? Felicidades. Tienes la posibilidad de empezar de nuevo, pero esta vez, desde tu experiencia.
  4. Mucha gente se encuentra en posiciones menos favorables. Mira a tu alrededor. De verdad, mira a tu alrededor y date cuenta de todos los motivos que tienes para darle gracias a la vida por esta oportunidad.

Finalmente, me gusta pensar que a la pandemia debemos verla como si se tratara de nosotros mismos, de cómo respondemos ante el conflicto. De cómo descubrimos nuestra mejor versión y de cómo nos refugiamos en nosotros mismos, para salir adelante.

Más fuertes, más inteligentes.