Ver ediciones digitales
Compartir

Hábitat

¿Cómo priorizamos qué atender en el periodo postcrisis Covid-19?

Por: Colaborador 10 Sep 2020

El tamaño del reto económico, social y ambiental que ha complicado aún más el Covid-19 es equiparable a las más grandes crisis del mundo Francisco […]


¿Cómo priorizamos qué atender en el periodo postcrisis Covid-19?
PUBLICIDAD

El tamaño del reto económico, social y ambiental que ha complicado aún más el Covid-19 es equiparable a las más grandes crisis del mundo

Francisco Suárez Hernández
Director general de AdeS para América Latina
Expresidente del Consejo del World Environment Center

Hoy en día el tamaño del reto económico, social y ambiental que ha complicado aún más el Covid-19 es equiparable a las más grandes crisis como la Segunda Guerra Mundial o la Gran Depresión en los años 20, donde se vieron impactos en el empleo y la productividad del mundo.

Para realmente lograr desbloquear la economía global se requiere un control exitoso del virus, el cual no será de bajo costo, según expertos estará en rangos de los cientos de miles de millones de dólares; y entre más tardemos en controlar esta pandemia el efecto no será lineal para recuperar el PIB previo a la crisis.

Nos encontramos en un momento en que los gobiernos y todos los sectores estamos cambiando para reinventarnos en una mejor versión de lo que era el mundo antes de la pandemia, y así comenzar a reconstruir los rudos efectos que esta crisis ha dejado. Los líderes por estado y municipio, de la mano con el sector empresarial y la sociedad civil, son quienes deben dar forma al ritmo y la inclusión de la recuperación.

La crisis de Covid-19 está forzando a los gobiernos en todos sus niveles, a balancear un aumento en la demanda de gastos con un déficit de fondos sin antecedentes de esta magnitud a nivel mundial. Al mismo tiempo, les exige que encuentren formas de construir y financiar estrategias y programas para generar economías más fuertes, más equitativas y más sostenibles.

No olvidemos el medio ambiente

En este sentido, ¿podemos darnos el lujo de reconstruir el mundo sin considerar de manera central el cambio climático? la respuesta es NO. Debemos aprender de las consecuencias de esta pandemia para asegurar no volver a repetir los mismos errores, daños y efectos que hemos causado a nuestro planeta desde hace años.

Tenemos muy buenos ejemplos en América Latina, donde el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) invierte en proyectos que ayudan al acceso a energías renovables, apoyo a las comunidades, con objetivos y metas medibles, con un seguimiento claro al beneficio e impacto positivo que tienen a la región.

Generar propuestas y proyectos basados en la economía circular, donde estén siempre desde el diseño, reusar e integrar materiales biodegradables, uso de energía renovable y cero residuos, serán clave para ayudar a mejorar nuestro camino por este planeta y apoyar de manera coordinada para que se regeneran suelos, agua, atmósfera, biodiversidad y el medio ambiente en general.

El planear una cadena de suministro local contribuirá de manera significativa a la generación de nuevos empleos y así emprender el rumbo para la reactivación económica, pero con una menor huella ambiental.

Rompamos paradigmas y hagamos nuevas cosas

Los aprendizajes que nos está dejando la crisis son claros; es necesario cuestionar todo, salir de la caja y romper esquemas de cómo diseñamos nuevos proyectos; cómo trabajar de manera colaborativa. Por ejemplo, centros científicos que han compartido información para desarrollar la vacuna del Covid-19 son una muestra del sentido de colaboración y trabajo en equipo en busca del bienestar común.

Sin duda, apoyarnos más de las tecnologías de la información es indispensable en este proceso transformacional, donde, por ejemplo, los bancos centrales del mundo han estado trabajando de manera coordinada para no tener falta de liquidez, y el reto global, es desarrollar modelos tecnológicos que coadyuven a la generación de valor económico, social y ambiental de manera simultánea, eso es sostenibilidad.

Finalmente, el desafío que tenemos todos, en cada uno de los sectores donde participamos es que debemos pensar de una manera sostenible, se lo merece la humanidad y el planeta que queremos dejar a futuras generaciones.

LEE MÁS CONTENIDO
¿QUÉ TEMA TE INTERESA?