Ver ediciones digitales
Compartir

Hábitat

¿Qué legado nos deja a la humanidad el Dr. Mario Molina?

Por: Colaborador 15 Oct 2020

El gran logro que tuvieron sus investigaciones fue darle un suspiro a la recuperación de la capa de ozono y retomar el rumbo del planeta […]


¿Qué legado nos deja a la humanidad el Dr. Mario Molina?
PUBLICIDAD

El gran logro que tuvieron sus investigaciones fue darle un suspiro a la recuperación de la capa de ozono y retomar el rumbo del planeta para tener un futuro sostenible

Francisco Suárez Hernández
Director general de AdeS para América Latina
Expresidente del Consejo del World Environment Center

Fotogafía: Antonio Soto Feria

La semana pasada despedimos al Dr. Mario Molina de una vida ejemplar en muchos sentidos, desde los logros más conocidos como haber recibido el Premio Nobel de Química en 1995, donde nos abrió los ojos al mundo entero con sus investigaciones de química atmosférica y puntualmente sobre los gases que dañan la capa de ozono y nos enfatizo enérgicamente tomar medidas para prohibir el uso de los gases CFC que, gracias al acuerdo del Protocolo de Montreal en 1987, fue adoptado en 197 países.

El gran logro que tuvieron sus investigaciones fue darle un suspiro a la recuperación de la capa de ozono y retomar el rumbo del planeta para tener un futuro sostenible; con la tendencia que se llevaba de desgaste de la capa de ozono se podría haber llegado al punto de peligro en 30-40 años de no poder disfrutar de algo tan sencillo como salir a la intemperie y no poder estar expuesto al sol directo, sin la capa de ozono no se podría cultivar, no tendríamos animales herbívoros, prácticamente sería perder el planeta como hoy lo conocemos y por estas aportaciones extraordinarias, una de las mejores maneras de describir lo logrado y que escuche estos días, sobre la hazaña de vida del Dr. Molina es “muy pocas personas pueden decir que salvaron al mundo”.

Honor a quien honor merece

Fue un embajador vitalicio para proteger la salud del planeta, su alma máter, la UNAM, lo despidieron este pasado lunes, en un homenaje póstumo muy emotivo a su “Científico Universal” y “Universitario Eterno”.

En su vida fue Galardonado con más de 40 doctorados Honoris Causa, fue el primer Mexicano en recibir la Medalla Presidencial de la Libertad de Estados Unidos, pero en estos días al escuchar tantas anécdotas de su vida confirmaron lo que tuve el honor de apreciar en 4-5 ocasiones que convivimos en diferentes foros y juntas, que fue una persona sencilla, cercano a estudiantes, niños, ministros, académicos y  siempre tenía tiempo para todos, por lo cual fue también alguien muy generoso con su tiempo y también con sus ingresos, que, por ejemplo, cuando recibió el Premio Nobel, donó una tercera parte del dinero que recibió para becas de estudiantes de MIT, donde tenía su laboratorio y otra tercera parte para becas a estudiantes mexicanos con alto potencial en estudios de química atmosférica.

Más que sólo ciencia

Su labor no sólo fue científica, formó el centro Mario Molina aquí en la Ciudad de México, que ha sido un lazo clave entre sector privado, gobierno, ONG´s y universidades. Fue un impulsor de la educación y como académico fue formador de formadores de científicos, invitó al talento mexicano a trabajar de la mano con su equipo en EUA para continuar estudiando lo que se transformó de Gases de Efecto Invernadero como el CO2 a las bases de lo que hoy es el cambio climático.

Nos ayudó a entender el impacto que ha tenido el cambio climático en la biodiversidad y especies del mundo, donde tristemente arrojan sus estudios que sí existe una recuperación de las especies, pero nunca con el nivel histórico; también nos demostró que la causa del deterioro ambiental y su reversa está completamente en nuestras manos como individuos y sociedad.

Fue una lucha constante del Dr. Molina a favor del cambio climático, donde todavía este pasado mes de septiembre se presentó ante la Asamblea General de la ONU, exhortando a los líderes del mundo de No perder el rumbo y foco en el logro de las metas de desarrollo sostenible, que sigue siendo el reto fundamental para el planeta.

Perdemos una persona y voz ejemplar en un momento donde México se encuentra relegado en el reconocimiento del cambio climático y la comunidad científica, pero nos deja grandes logros y fuente de inspiración para la humanidad para buscar continuar apostando y apoyando a la ciencia para poder tener a muchos más líderes del calibre del Dr. Molina, fundamental para crear conciencia del planeta que merecemos para el futuro.

LEE MÁS CONTENIDO
¿QUÉ TEMA TE INTERESA?