Ver ediciones digitales
Compartir

Hábitat

Impacto del cambio climático en la viticultura del mundo

Por: Colaborador 21 Oct 2020

Algunos de los impactos relacionados con el calentamiento global y la mayor escasez de agua, está el aumento en la graduación alcohólica de los vinos […]


Impacto del cambio climático en la viticultura del mundo
PUBLICIDAD

Algunos de los impactos relacionados con el calentamiento global y la mayor escasez de agua, está el aumento en la graduación alcohólica de los vinos

Francisco Suárez Hernández
Director general de AdeS para América Latina
Expresidente del Consejo del World Environment Center

Fotogafía: Antonio Soto Feria

En las últimas décadas otra de las industrias y sectores que ha tenido un impacto, derivado del calentamiento global es sin duda la vinícola; esto a raíz de las variaciones de las temperaturas en las regiones productoras, devastadores incendios, falta de agua o inclusive inundaciones han implicado retos importantes para esta industria.

Como es bien sabido, el agua es uno de los recursos más importantes para las tierras vinícolas. California y Baja California son algunos de los estados que se enfrentan primordialmente al reto de la administración del recurso para garantizar sus producciones de vino, ya que desde el año 2000, la mayor duración de la sequía en California duró 376 semanas comenzando el 27 de diciembre de 2011 y terminando el 5 de marzo de 2019 ejerciendo así una gran presión sobre sus industrias de agricultura y viticultura.

Calentamiento global y sus afectaciones

Algunos de los impactos relacionados con el calentamiento global y la mayor escasez de agua, está el aumento en la graduación alcohólica de los vinos, ya que en la uva se puede generar más azúcar influyendo que se produzca más alcohol como resultado de la interrelación con las levaduras. Otro impacto es el del adelanto de la vendimia o recolección de la uva en algunas zonas por decenas de días, si lo comparamos con hace 30-40 años.

Ante esta complicada realidad algunas de las acciones planteadas a nivel multisectorial para apoyar la adaptación, la industria ante el gran impacto climático y al estrés hídrico es la siguiente como ejemplo: En California se empezó hace 3 años una alianza entre GE, la Universidad de California Davis y el proveedor de soluciones para la industria del vino Winesecrets, para lanzar un programa de captación de lluvia para la producción de vino.

Reutilizando el agua de lluvia en lugar de extraer agua del acuífero, el programa ofrece una forma de suministrar el agua de lavado necesaria en la elaboración del vino. La captación de lluvia se realiza en los techos de edificios y pasa por el sistema de tratamiento para que pueda usarse para limpiar los tanques y equipos en las bodegas.

Sin duda, nos enfrentamos a grandes retos en la actualidad para sobrellevar el impacto del cambio climático. El tomar acción sobre las problemáticas con el objetivo de optimizar nuestros recursos naturales es clave para comenzar el cambio, sin embargo, requerimos ser más enfáticos y conscientes de nuestra huella en el planeta y el cuidado de nuestro medio ambiente para transformar la conversación en acción.

Nuevas zonas para viñedos

Según los expertos, la Franja del Vino es la región geográfica donde existen las variables climáticas relevantes para la viticultura como temperaturas, lluvia y humedad tienen efectos favorables sobre los viñedos. Son las zonas con un clima templado, el cual beneficia el desarrollo y la correcta maduración de las uvas, manifestándose en la calidad, sabor y aroma de los vinos.

La Franja del Vino está situada entre las latitudes 30° y 50° del planeta, tanto en el hemisferio norte como en el sur y abarca por el norte a países como Francia, Italia, España, EUA, Alemania y Portugal. Por el sur a países como Australia, Chile, Argentina, Sudáfrica, entre otros. También en países como México y Brasil es posible cultivar la vid gracias a los microclimas únicos semiáridos tipo Mediterráneo, como es el caso del Valle de Guadalupe.

La obtención de la uva apta para el vino está relacionada directamente con el medio ambiente, las características de los suelos y el clima. En este sentido, uno de los asuntos que más preocupan a los productores de vinos es el cambio climático y los recursos naturales básicos para la vitivinicultura.

A raíz del calentamiento global, regiones donde antes era inimaginable iniciar viñedos con éxito, están empezando a ser cultivables para vinos de excelente calidad y empieza una tendencia más marcada a encontrar cada vez más viñedos un poco más al norte como en Inglaterra.

Los diálogos sobre el cambio climático están constantemente analizando cómo estamos impactando el futuro, pero hay más que debemos hacer HOY para preservar nuestro planeta para las generaciones inmediatas.

Finalmente, lograr un futuro hídrico sostenible es fundamental para satisfacer las necesidades de las personas, las empresas y el medio ambiente, una perspectiva que las empresas locales y nacionales deben atender de manera expedita.

LEE MÁS CONTENIDO
¿QUÉ TEMA TE INTERESA?