Jessica Alba y su experiencia como emprendedora

0

Cuando la actriz Jessica Alba concibió su idea de lanzar una línea de productos para bebés en el 2008, los escépticos se preguntaron por qué, en lugar de arriesgarse, no lanzaba un perfume aprovechando su imagen

Cuando la actriz Jessica Alba concibió su idea de lanzar una línea de productos para bebés en el 2008, los escépticos se preguntaron por qué, en lugar de arriesgarse, no lanzaba un perfume aprovechando su imagen. Un fórmula ya probada con otras estrellas de Hollywood.

La startup de Jessica Alba, The Honest Company, con sede en Santa Mónica, California, vende productos para bebés (naturales y ecológicos). Y, a pesar de lo que declaraban los escépticos, unos años más tarde ella tiene una compañía exitosa.

Se espera que The Honest Company genere ingresos de 150 millones de dólares en el 2014. Y se encuentra valorada por 1,000 mdd, según The Wall Street Journal.

“Fundé The Honest Company con esta idea: todo lo que usted y su familia toca en su casa tiene que ser no tóxico, tiene que ser eficaz, agradable a la vista y tiene que ser asequible”, dijo la actriz a Lindsay Blakely de Inc.com.

Alba realmente quería establecer un modelo de comercio electrónico y se preguntó: “¿Cuáles son las cosas que todos los padres necesitan?”

“¿No sería estupendo que pudieran escoger cinco cosas y que se entregarán a través de una suscripción mensual?”

Jessica Alba enfrentó muchos retos y el escepticismo fue uno de ellos. Ella quería crear una marca, pero muchos le comentaron que empezara con un solo producto y después se ampliara. Incluso, colegas de Hollywood le daban vuelta a su idea.

“El entretenimiento es un negocio totalmente diferente. Ahí se trata de exprimir el máximo rendimiento de una persona durante cinco segundos y luego se pasa a lo siguiente”, dijo.

Le tomó tres años encontrar a sus socios de negocio. Y, al respecto, menciona que “tienes que ser brutalmente honesto con usted mismo y entender sus fortalezas y debilidades”.

Contar con los socios adecuados también significa tener gente que te gusta. Personas con las puedes “permanecer en silencio y estar totalmente a gusto con eso. Eso es muy importante”.

Lo siguiente fue buscar inversionistas, donde preguntas como éstas se hicieron comunes: ¿qué vas a hacer cuando te quedes sin producto?, ¿y si no es entregado a tiempo?, ¿cómo vas a conseguir que la gente vea tu sitio web? Y responderlas le dio a ella y a su equipo las herramientas para llenar los huecos que tenía su idea.

“En el momento en que entramos a la habitación con los inversionistas de capital de riesgo, ya no era tan difícil de vender”, concluyó.